GRUPO MUNICIPAL SOCIALISTA

Cuando Pepe Moreno con su equipo incluía en el programa electoral de 2015 con el que ganó las elecciones municipales, la propuesta del abastecimiento al Polígono Industrial de Cavila y a las pedanías de Caravaca con aguas del Taibilla , sabía que era un reto tan necesario como difícil de conseguir. Desde el primer momento, y a pesar de las dificultades y del elevado coste del proyecto, lo convirtió en una prioridad que mantuvo durante los cuatro años de Gobierno socialista en Caravaca. Fueron muchas las entrevistas en Murcia con el Presidente de la Confederación Hidrográfica del Segura y su Comisario de Aguas, con los sucesivos directores Generales del Agua y el propio Consejero de Agricultura; también en Cartagena con los sucesivos delegados del Gobierno en la sede de gestión de la Mancomunidad de los Canales del Taibilla (MCT).

A nadie se le escapa la importancia estratégica de ésta obra, de ahí el empeño. El abastecimiento actual depende de pozos municipales, de concesión limitada, cuyas aguas, debido en buena parte a la dejadez medioambiental a la que nos tiene acostumbrados la Comunidad Autónoma, tienen elevadas concentraciones de nitratos; éstos pozos también son responsables, en parte, de la disminución de caudales de manantiales utilizados para regadío. Con ésta propuesta, quedará garantizada la supervivencia del polígono industrial de Cavila en lo relativo al abastecimiento, con agua de calidad y en cantidad suficiente y se beneficiarán, recibiendo algún alivio, los regadíos tradicionales de la zona.

La Comunidad Autónoma, gobernada por el PP, siempre se mantuvo “de perfil”, al igual que la MCT, bajo el Gobierno del mismo signo, que se mostraba dispuesta a colaborar pero con muchas reticencias y solo en una mínima parte, intentaba cargar la mayor responsabilidad en la Comunidad Autónoma. Fue con la llegada de los socialistas al Gobierno de España cuando se vieron actitudes positivas. En 2018, en una primera entrevista con Paca Baraza, la nueva delegada del Gobierno en la MCT, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, pudimos ya ver el proyecto redactado por dicho organismo, y la disposición a financiar parte de la ejecución de las obras, aproximadamente la mitad, condicionado a que la Comunidad Autónoma asumiera el resto. Continuó el “peregrinaje” con visitas a la Dirección General del Agua y al Consejero de Agricultura pero nunca conseguimos el compromiso para la parte de financiación que de ellos se esperaba; siempre obtuvimos la callada por respuesta.

El anuncio de la Mancomunidad de los Canales del Taibilla en el BORM del pasado viernes 24 de julio sobre los bienes y derechos afectados por el proyecto de abastecimiento al Polígono Industrial de Cavila, previo a la expropiación de los terrenos, muestra una vez más que desde el Gobierno socialista de Pedro Sánchez  se están dando los pasos oportunos para asegurar el abastecimiento con aguas de calidad, primero al polígono industrial de Cavila y, posteriormente, a la mayor parte de la población de las pedanías de Caravaca de la Cruz.

El proyecto, con un presupuesto base de licitación cercano a los cuatro millones y medio de euros, básicamente consiste en conectar el depósito de las pedanías altas de Lorca, situado en el término municipal de Caravaca, con el Polígono Industrial de Cavila para abastecerlo por gravedad; tendría un primer tramo de conducción de 10´5 km hasta un depósito de 500 m3 de nueva construcción para rotura de carga (el depósito de “pedanías de Caravaca”) y un segundo tramo de 1´5 km hasta el Polígono Industrial.

Se trata de una cuestión de justicia, no solo de necesidad; Después de 75 años desde que llegara el agua del Taibilla a Cartagena y a su base naval, que era uno de los objetivos estratégicos de la decisión de crear allá por el año 1927 la MCT; 70 años después de que, el abastecimiento de agua, permitiera instalar la primera refinería de petróleo de la península ibérica y pocos años después la central térmica que habría de suministrar energía a numerosas industrias que transformaron el Valle de Escombreras en un gran complejo industrial; 57 años después de la instalación del primer complejo petroquímico español destinado a la fabricación de fertilizantes; tras posibilitar el desarrollo de una importante industria conservera y permitir la expansión demográfica de 77 municipios de Murcia, Alicante y Albacete, bien podemos decir que ha llegado el momento de que, como en tantos otros lugares, el abastecimiento de agua a nuestro principal polígono industrial y a nuestras pedanías, pueda garantizar su futuro. Desde luego, el empeño firme de los socialistas de Caravaca se va a mantener hasta conseguir el objetivo.