PEDRO ANTONIO HURTADO GARCÍA

Fue teclista y bajista de una banda injustamente tratada, porque a sus creaciones iniciales se les restaba importancia, desatino que se prolongó, posteriormente, cuando lanzaron canciones que todavía son como himnos y que no gozaron de la consideración y el predicamento que verdaderamente merecerían muchos de los temas que integran la amplia, variada y muy respetable discografía de “The Monkees”, una banda de rock que se formó en 1966 con miembros originarios de la estadounidense ciudad de Los Ángeles, ideándose el grupo, al principio, con motivo de una comedia televisiva, de la prestigiosa cadena NBC, cuya sede se halla en el Rockefeller Center de la ciudad de Nueva York, serie de la pequeña pantalla que se presentaba con el mismo nombre de la referida banda, “The Monkees”, extremo, quizás, por el que no se les tomó tan en serio como merecían.

Admirados.-Pero podemos garantizar que sus discos, que conservamos con cariño y admiración, nos han proporcionado momentos verdaderamente inolvidables, tanto que nos atrevemos a recomendar a nuestros lectores plásticos recopilatorios como “The definitive Monkees”, “Greatest hits” o “Platinum collection”, en sus diferentes volúmenes el último citado, ejemplares en los que hallarán canciones, algunas repetidas en los diferentes discos mencionados, que corroboran el criterio que manifestamos y que, pese a los años transcurridos, no han sido descatalogadas y, justo al contrario, han gozado del proceso de remasterización y perfeccionamiento de su sonido, lo que les mantiene a la venta como el primer día, circunstancia que, de alguna manera, viene a reforzar nuestra modesta y humilde opinión, algo que el tiempo corrigió con ventas millonarias y actuaciones multitudinarias.

Clave.-Pues bien, lo triste del amplio preámbulo desgranado es que hemos perdido a un multiinstrumentista de “The Monkees” que, a los 77 años, nos dice adiós para siempre. Se trata de Peter Halsten Thorkelson (13-02-1942, Washington Distrito de Columbia-EE.UU./21-02-2019,Mansfield-Connecticut-EE.UU.), más conocido por su artístico nombre de Peter Tork, pieza clave en la música de los incombustibles “The Monkees”.

Abandono.-En la primera mitad de la década de los ’60, el fallecido se inició, en Greenwich Village, como intérprete de folk, siendo más conocido en los ambientes musicales, posteriormente, como componente de “The Monkees”, recomendado por su inseparable amigo Stephen Stills. Acabada la serie de televisión “The Monkees”, antes aludida y protagonizada por la propia formación, Tork abandonó la banda, aunque, en determinadas ocasiones, tocara con el resto de integrantes del grupo.

No obstante, todavía hacía música, con reiterada frecuencia, junto a sus propias bandas, con las que era muy dado a esas giras interminables que solamente afrontan, soportan y lidian, los grandes de la escena musical. Y, ahí, estaban “The Peter Tork Project” o “Shoe Suede Blues”, con la que se venía presentando hasta el final de sus días.

Diagnóstico.-Y es curioso porque, en 2009, luego de un profundo examen médico, resultó diagnosticado con “adenoid cystic carcinoma”, un tipo de cáncer muy raro y, como todas las variantes de esta dura enfermedad, nada de fiar. Pero fue el propio artista el que, en 2011, anunció su enfermedad como superada. El tiempo, sin embargo, se ha encargado de desmentirlo, triste y lamentablemente, descubriendo, así, que ha sido más de una década la que ha estado luchando frente al “carcinoma adenoide quístico” que le ha arrebatado la vida a este músico de “The Monkees”, banda sobre la que confesamos nuestra personal admiración, esencialmente por habernos regalado canciones de rock auténtico, baladas sentidas y temas del pop más americano.