ADELA GIMENEZ TORRECILLA – Coordinadora de APCOM
Fue en 1984, cuando un grupo de padres de personas con discapacidad intelectual, ante las necesidades de sus hijos y la falta de recursos existentes, 30 años APCOMdeciden unirse y crear una Asociación que diera cobertura a la Comarca del Noroeste Murciano y su ubicación en Caravaca de la Cruz, así pues en Diciembre de 1984 dio comienzo su andadura y tras muchas vicisitudes y también logros, hemos conseguido llegar hasta aquí, mejorando los diferentes Servicios y por supuesto, cada día continuamos diseñando nuevos objetivos.
Comienza un año importante para APCOM, es el año en que la Asociación celebra su 30 Aniversario, 1984-2014. Por tanto un año dedicado y centrado en las Personas con Discapacidad Intelectual y sus Familias, aquellas que hicieron posible hace tres décadas que naciera APCOM, gracias a su unión y fortaleza. Así pues nuestro reto diario es, el de mejorar la calidad de vida de nuestros usuarios. Es el año de la inclusión, del compromiso y la ilusión. Así pues necesitamos las Familias unidas y todos juntos alcanzaremos nuestras aspiraciones!!!
30 años después, gracias a la determinación de los fundadores y de personas del entorno comprometidas con APCOM, se ha constituido como un referente en la Región de Murcia, así como en FEAPS, Federación a la que pertenece. Entendemos que es una ocasión excepcional para celebrarlo, motivar a las Familias y como no, poner en marcha actividades, iniciativas… todo ello para que se produzca el encuentro entre la sociedad de la comarca del Noroeste y APCOM, con un compromiso ético, con apoyos y oportunidades, así como promover su inclusión como ciudadanos de pleno derecho, en una sociedad justa y solidaria.
Somos una gran familia, más de 200, personas perseverantes, enérgicas, optimistas, trabajadoras y dispuestas a que APCOM continúe siendo el referente a nivel Regional. Creo que con todo nuestro afecto y tesón conseguiremos lo que nos propongamos. Somos conscientes del entorno, de sus circunstancias y consideramos que no se trata sólo de cifras y letras, se trata de personas con discapacidad y de nosotros, del cariño que les damos, de qué les podemos enseñar y todo lo que podemos aprender, a fin de cuentas somos eso, una FAMILIA.