JOSÉ MARÍA ORTEGA

Hemos tenido cuatro años en Bullas de un gobierno ultraconservador dedicado al ajuste de cuentas, a incumplir todas sus promesas, a aniquilar la participación y a ejecutar cuantos recortes en las libertades ha podido.
En estos cuatro años el Alcalde no ha perdido ocasión de pisotear, avasallar y atacar a todos aquellos que no le bailaban el agua, empezando por la oposición y siguiendo por colectivos sociales y asociaciones.
Ahora son muchos los que ha blan de cambio, renovacion y propuestas, pero en los momentos más duros de legislatura yo sólo ví a Manuel Escámez reaccionar. Podría poner ejemplos de barbaridades que se han frenado gracias a la lucha de iu, que la Rafa no esté en venta ya como patio trasero de una urbanización, es una victoria de Iu-v. Además de un trabajo sostenido durante cuatro años en la oposición, Manuel Escámez ha defendido propuestas de las que se ha beneficiado mucha gente, como la creación de bolsas de trabajo para que los planes locales de empleo no fueran dirigidos a la clientela de ningún partido.
No sería justo, no lo es, olvidar a posta las duras y coherentes luchas de Manuel Escámez y su grupo, para premiar ambigüedades y-otra vez-el humo de las promesas imposibles que aprovechan aquello de que “el papel lo aguanta todo”. Yo quiero que me gobierne un equipo como el que acompaña a Manuel Escámez en su lista, porque la transformación de un pueblo es como la agricultura, requiere experiencia, bagaje e ideas claras, frente a apariciones estelares que suelen caer como las hojas en otoño, y es que sacar adelante un Ayuntamiento requiere de tareas de invierno y de verano, de trabajos desagradables y escasas gratificaciones. Las revoluciones sólo de primavera son hermosas, pero siempre dejan un gusto amargo cuando caen las hojas del otoño y muchos vuelven a aquella pasividad en la que estuvieron casi siempre. Yo votaré a Ganar Bullas iu-verdes.