JAIME PARRA

«El 7 de agosto Yanire García Giménez nos ofreció su ópera prima en el Auditorio Municipal de Calasparra: la novela “Génesis”. Yo tuve el placer de acompañarla en su estreno como escritora. Es siempre alentadora la aparición de nuevos valores literarios; el futuro es, sin duda, de los jóvenes: de ellos depende la continuidad de uno de los rasgos más humanos de nuestra especie: el arte en general y la literatura en particular. Esta jovencísima escritora de apenas 20 años ha escuchado la inesquivable e ilusionada llamada de la literatura en esa temprana edad en la sentimos cómo se define en nosotros la verdadera vocación de lo que queremos ser, de lo que deseamos que sea nuestra vida. Le auguro una vida rica y apasionada en el complicado mundo de la narrativa. Felicidades, Yanire”.

Es el poeta Pedro Antonio Martínez Robles quien encabeza este artículo dándole la bienvenida a Yanire García a la sociedad literaria.

En su primera presentación además la acompañaron el concejal de Cultura, Antonio Merino, la maestra de Educación Primaria, Ana García, y Antonio Abril, gran aficionado a la lectura.

Y como sorpresa de la noche se proyectó un vídeo donde la propia protagonista, junto a familiares y amigos, hace un recorrido desde sus primeros pinitos literarios (y también como ilustradora, la portada de “Génesis’ -editorial Letrame- es obra suya) con nombres como “Las cinco ardillas” o “Begoña y su gato pelusa” hasta llegar a su primera publicación, una novela «Génesis», en la que en una sociedad distópica e inestable, dos adolescentes que pasan su tiempo libre investigando, descubrirán el origen de lo que atormenta al pequeño pueblo de nombre Petricor en el que viven.

¿Desde cuándo escribes?

Desde el cole, cuando hicimos un proyecto de “libritos pequeños” y fue gracias a la maestra Ana García porque por edad no me correspondía. pero ella veía que hacía las cosas bien y tenía mucha imaginación.

¿Cómo era el proyecto?

Hicimos como una pequeña editorial. Editorial Esperanza como se llama el cole. Y trataba de una historia simple, tú hacías los dibujos e inventabas la historia. Eran pequeñitos, de unas quince páginas, que aún conservo.

En el vídeo presentación que hiciste hablas también de tu interés por la ilustración.

Sí. Mi portada la hice yo. La hice sin pensar en que iba a publicar. Que esa fue una idea que se le ocurrió a mi padre. Yo quería mi novela para mí, para mi familia y poco más. Saqué una copia grande e hice un dibujillo a lápiz en un bloc de toda la vida y luego lo repasé con rotulador.

Las portadas que me propuso la editorial me parecían sosas. Al final me dejaron. Representa perfectamente esta oscuridad y fantasía que tiene mi libro.

Ahora tienes 21 años, pero tengo entendido que la empezaste con 17.

Sí, con la protagonista quería reflejar mi forma de ser y cómo lo pasaba en esa época. Fue una forma de evasión.

Escribía cuando me venía la inspiración que era cuando peor estaba y es cuando escribes las mejores cosas. Escribía en mis ratos libres, se me olvidaba hasta de comer.

Pero también tenía muchos meses de reposo, de pensar «no la voy a terminar».

Al final la terminé en septiembre de 2020.

Durante los peores meses de la pandemia.

La cuarentena me ayudó mucho a terminarla porque yo escribiendo iba muy lenta. Los tres primeros años solo era en los ratos libres, y si me agobiaba con la universidad no podía prestarle atención. Pero de estar encerrada tuve tiempo y además me vino la inspiración, incluso en verano que no suelo hacer nada.

¿A qué género pertenece?

Es novela juvenil pero a mí me gusta decir que tiene muchos géneros. Como la fantasía, la novela gótica, tiene drama, varias historias de amor.

Se abordan muchos temas sociales relevantes como elproblema que hay con el alcohol y con las drogas y el tema de la prostitución, pero no se habla, el cambio climático… Pero todo está metido dentro de la historia que se desarrolla en un futuro cercano.

Yo lo enfocaría a los adolescentes, entre 14 y 18 años. Aunque adultos que los han leído les han gustado.

¿Qué tiene de ti tu protagonista?

Cuando yo la empecé sí, porqué incluí sin querer realmente rasgos de mi personalidad. Pero hay en otros que no se parece a mí. Quería reflejar las cosas que me faltan a mí como su valentía o la perseverancia o cabezonería de querer hacer una cosa y hacerla.

¿Sigues escribiendo para desahogarte?

Sí, sigo escribiendo para eso. Tenía miedo de publicar algo mediocre. Yo quería publicar lo que me haga sentir bien y creyera en ese momento. Un libro que yo quisiera leer. Y este, después de dejarlo reposar y volver a leerlo, seguía siendo un libro que yo querría leer.

¿Trabajas en alguna nueva obra?

El final queda bastante abierto. Mi intención es continuarlo y sacar por lo menos un segundo libro, esa es mi meta. No sé si llegaré a la trilogía.