Pedro M. Martínez Bermúdez

Y el ayuntamiento dijo… «hágase un camino»… el final de esta historia, con tintes casi bíblicos, está por escribir, aunque los renglones que ya lo están tienen mala caligrafía.
Estamos acostumbrados a que la gran coalición que gobierna España desde hace tres decenios (PPSOE) tome decisiones que son muy difíciles de comprender para el pueblo llano. Un ejemplo de esto lo tenemos en la «brillante» idea que ha tenido el consistorio local de construir, partiendo de la nada, una calle en la pedanía de Pinilla. Califico la idea como «brillante» ya que al lado hay un camino de tierra que, tras ensancharlo y asfaltarlo, cumpliría las funciones de la obra deseada a las mil maravillas. No obstante, las autoridades locales insisten en que su proyecto en el lugar de construcción que ellos han elegido mejorará Pinilla, argumentan que habrá mejor comunicación entre la zona de servicios y la carretera de Lorca. Opino que estos propósitos los cumpliría a la perfección el mencionado camino de tierra, tras haberse hecho las mejoras antes mencionadas. Cabe reseñar que en la actualidad alguna gente lo utiliza, aún no estando en las mejores condiciones. Pero claro, puede que no sepan de la existencia del mismo, ya que el poder local viene a las pedanías una vez cada cuatro años para pedirnos el voto (pecado extensible al resto de los partidos políticos), olvidándose de la existencia de las pedanías y delegando su responsabilidad en los alcaldes pedáneos.
Otro punto que mencionan es que la obra estaba aprobada en el Plan General de Ordenación Urbana, el cual fue aprobado en 2.006. Mucho ha llovido desde entonces, la economía española ha cambiado a peor desde aquellos delirios de grandeza causados por la «burbuja inmobiliaria», todos hemos tenido que ajustarnos el cinturón para poder afrontar el día a día, hemos pensando hasta en el último céntimo para cuadrar nuestros presupuestos. Lo mismo tienen que hacer los poderes públicos. Han asegurado que la obra costaría 50.000€, todos provenienteProtesta por una calle en Pinillas de la Comunidad de Murcia (entidad endeuda hasta las cejas). Sin embargo, se rumorea que el precio real sería 90.000€. Haciendo de abogado del diablo acepto el presupuesto estimado por el Consistorio Local. En mi humilde opinión, siempre es más barato hacer una calle a partir de un camino ya existente que hacerlo partiendo de la nada, recalco que el primero cumpliría con creces el objetivo deseado y, de paso, podríamos ahorrarnos una pequeña cantidad de dinero, la cual puede que sea «el chocolate del loro» pero es dinero al fin y al cabo.
Para terminar lanzo las siguientes preguntas: ¿Por qué tiene que ser ese lugar exacto? ¿Es que hay intereses que van más allá del público, mezclándose con el privado? Señores gobernantes locales, espero sus respuestas.