VECINOS POR BULLAS/IU-VERDES

La Portavoz Municipal de Vecinos por Bullas, Ana Fernández, y la Coordinadora Local de IU-Verdes, Cristina López, han comparecido ante los medios de comunicación para explicar su postura en relación con el tema de la piscina cubierta de Bullas y poner de manifiesto los graves errores en los que está incurriendo el Equipo de Gobierno Municipal en este tema.

Así, A principios del mes de julio, el Gobierno Municipal Socialista tuvo conocimiento de que la empresa concesionaria (CADE) abandonaba el servicio y despedía a los trabajadores, dejando impagados parte de sus salarios.

En ese momento, en lugar de convocar junta de portavoces municipal para informar del grave problema creado, el Gobierno empezó a maniobrar en la sombra con los mismos actores de la anterior empresa, esta vez bajo la denominación CADE INTERNACIONAL.

El Gobierno procedió a tramitar un procedimiento negociado sin publicidad, invitando a dos asociaciones de Bullas y a la empresa CADE INTERNACIONAL, con vínculos innegables con la otra empresa CADE, en concurso de acreedores desde el año 2014.

El proceso nos parece claramente pensado para beneficiar a CADE INTERNACIONAL. En este sentido, estas organizaciones no aceptamos ni las justificaciones de sus gestiones que hace el Equipo de Gobierno basándose en las prisas, ni las tácitas invitaciones a no hablar sobre el tema en público.

La información de la que disponemos ambos grupos políticos, hemos tenido que ir a buscarla, incluso a perseguirla, cuando lo lógico es que el Gobierno la hubiera puesto toda sobre la mesa desde el primer momento en el que se detectó el problema.

 

Igualmente, al gestionar el proceso de nueva adjudicación a través de un proceso negociado sin publicidad, el Gobierno incumple un acuerdo del Pleno del Ayuntamiento, que insta a que, antes de que la gestión de cualquier servicio público sea adjudicado a una empresa privada, se estudien y valoren las diversas alternativas de gestión (gestión por una cooperativa, gestión mixta, municipalización, adjudicación externa, etc, etc, etc). El Gobierno del PSOE ha decidido por su cuenta que lo mejor es dejar la piscina en manos de actores muy similares, cuando no los mismos, que los han creado el problema.

 

El Gobierno ha equivocado, de nuevo el concepto, recuperando procedimientos de gestión de los asuntos públicos como si el Ayuntamiento fuera su cortijo. Le recordamos al Gobierno Municipal que la piscina cubierta es del pueblo, de la ciudadanía, y que, por tanto, todo lo referente a su gestión debe ser gestionado desde la transparencia absoluta y la participación de todos los grupos municipales.

Sólo así, conseguiremos el objetivo común, que no es otro que conseguir la reapertura, lo más rápidamente posible, del servicio, y la salvaguarda de la totalidad de los puestos de trabajo.