Víctor Martínez-Carrasco, diputado regional del PP

Garantizar una vuelta a las aulas segura y responsable siempre ha sido una prioridad para el Gobierno regional. Desde el PP sabemos que lo más importante es garantizar la seguridad de los alumnos en las aulas y la tranquilidad de los padres y las familias.

Durante la pandemia conseguimos con éxito superar una dura prueba y las medidas del Gobierno regional dieron resultado. Se pusieron en marcha todas las medidas sociosanitarias, bajo la recomendación del comité de expertos y los protocolos funcionaron.  Ningún colegio tuvo que cerrarse, la incidencia fue mínima y los centros funcionaron con absoluta normalidad garantizando en todo momento la calidad educativa.

Este inicio escolar arranca con la total y completa presencialidad, un compromiso cumplido que hemos conseguido entre todos gracias a la responsabilidad y al alto porcentaje de vacunación conseguido por el Gobierno regional.

Frente al ruido socialista, que solo sabe usar la educación como arma arrojadiza para hacer política, los hechos nos avalan y son nuestros mejores credenciales: contamos con el presupuesto más alto en educación en toda la historia de la Región de Murcia, cumplimos escrupulosamente todas la ratios , hemos recuperado la presencialidad completa, el 90 por ciento de los docentes están vacunados, el 73,4 por ciento de los alumnos de entre 12 y 19 años han recibido ya la primera dosis y estamos con una vuelta a las aulas segura y responsable. Seguimos trabajando con precaución y sin bajar la guardia, pero con la tranquilidad que nos da el trabajo bien hecho y el buen criterio de hacer las cosas bien hechas, sin gestionar a golpe mediático y basándonos siempre en criterios científico-técnicos, nunca políticos.

Como padre siento la tranquilidad de saber que desde el Gobierno regional se trabaja para dar una educación de calidad con todas las garantías. La pandemia nos ha obligado a adaptarnos a una situación complicada e inesperada, a cambiar hábitos y a modificar pautas de comportamientos. Todos los sectores y ámbitos de nuestra vida personal y profesional han sufrido cambios importantes, desde nuestra forma de trabajar a nuestra forma de relacionarnos. Por supuesto que la educación no ha sido ajena a esta situación, y nos preocupaba porque afecta a un colectivo tan sensible como los menores y en un ámbito tan fundamental como la enseñanza, pero hemos conseguido superarlo entre todos con creces. Docentes, alumnos, familias, administraciones … todos hemos dado lo mejor para superar este nuevo reto y lo hemos conseguido.

Gracias al esfuerzo del Gobierno regional podemos decir con certeza que hemos conseguido superar con éxito el curso más complejo de toda la historia de nuestra Región y de nuestro país, y que esto nos permite mirar el inicio de este curso con esperanza y confianza. Estamos mejor y más preparados y contamos con la experiencia que nos ha dado el año tan duro de la pandemia.

Los protocolos establecidos en la orden conjunta entre sanidad y educación y los más de 26.000 docentes que comenzarán el curso, permitirán que se consiga la plena normalidad en los centros escolares. Aun así, si fuera necesario y lo aconsejaran las recomendaciones sanitarias, estamos preparados y se contrataría nuevos docentes como refuerzo en los centros que lo necesitaran, analizando los nuevos escenarios que pudieran suceder y actuando con rapidez, agilidad y eficacia para cada supuesto concreto.

Hay quien pretende ensuciar todo este esfuerzo, pero lo cierto es que este periodo de adaptación y resiliencia nos ha hecho capaces de conseguir algo que al inicio de la pandemia, parecía imposible: volver a la aulas de manera segura y con tranquilidad y recuperar poco a poco la normalidad.

Es lamentable que los socialistas estén continuamente abonados a la crispación social, el alarmismo y la división, usando la educación para arañar votos o desprestigiar la buena gestión que otros desempeñan con tanta profesionalidad y rigor. Hacerlo es un insulto a todo el trabajo de tantos docentes, familias, alumnos, centros, asociaciones, instituciones y administraciones. Y sobre todo es una falta de respeto a los que día a día luchamos por hacer una sociedad mejor y una educación de más calidad. El Gobierno regional trabaja para dar soluciones, mientras otros siguen anclados en el debate político inerte que nada aporta. El tiempo siempre nos ha dado la razón y pondrá, este curso escolar, una vez más, a cada uno en su lugar.