Ya en la calle el nº 1034

Viva el sur

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Los 400 golpes

David López Sandoval/https://400golpes.com

Por más que lo quieran ocultar, el patrón se repite: el sur es civilización y el norte, barbarie. Mientras allí fornican con sus ovejas y adoran a sus dioses de la muerte, aquí se escribe el Ars amandi y se venera el esplendor del cuerpo humano. En el sur se inventa una religión que nos anima a amar a nuestros enemigos; en Upsala están haciendo sacrificios humanos hasta bien entrado el siglo XI. El sur crea, el norte destruye. De allá son la incursión, el saqueo y la piratería. Indoeuropeos, germanos, vikingos, ingleses: todos provienen de un mismo punto cardinal y todos quieren siempre algo de nosotros.

Viva el sur

El norte es esencialista y profundamente racista; el sur es materialista y mestizo. Ellos inventaron la nación y el volkgeist; nosotros el imperio integrador y polisinodial. El septentrión no entiende al «otro»; el mediodía se mezcla con él. Desde 1514, se reconocen y hasta se fomentan los matrimonios interraciales en la América hispánica; en el siglo XIX, sin embargo, a Rudyard Kipling no le duelen prendas empezar su cuento Beyond the pale de esta forma: «Todo hombre debiera ceñirse a su propia casta, raza y educación, en cualquier circunstancia. Que vaya el blanco con el blanco y el negro con el negro». El norte quiere extender ahora sus pecados supremacistas a todo occidente, pero no fuimos nosotros los que gaseamos a seis millones de judíos.

A los hombres del norte les ha costado miles de años ponerse a nuestra altura, y cuando lo han conseguido, han querido borrarnos de la historia. Si por ellos fuese, en sus libros de texto Sócrates habría nacido en Bristol y Rafael en Múnich. Nos han hecho creer que el sur es el vientre blando de Europa, un lastre que retrasa la maquinaria capitalista del diligente y eficaz norte. Y hoy lo creemos y lo interiorizamos como si respondiera a nuestra auténtica naturaleza. Pero no es verdad, ni ahora ni antes.

El norte no puede soportar que seamos la cuna de la belleza y de la luz, y por eso solo nos ofrece oscuridad, bruma y mala conciencia. Tal vez haya llegado la hora de asumir que, si el sur no hubiera existido, Shakespeare habría continuado con el negocio de guantes de su padre y los suecos todavía estarían degollando niños en honor a Odín.

Así que arriba esa cabeza. Un poco de dignidad. Un poco de orgullo.

Ilustración: Europa prima pars Terrae in forma Virginis. Heinrich Bünting. 1587.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.