JENNIFER FUENTES

Cuando al fin llegan las vacaciones o esos ratos libres y piensas que por fin vas a poder ponerte al día con tus lecturas… te das cuenta de que no hay manera de concentrarse o de leer esas novelas y libros que llevan tanto tiempo aletargadas en la mesilla, esperando su hueco y su momento. Los periodos de bloqueo lector son muy habituales: el cansancio que arrastramos nos persigue y convierte el disfrute de un buen libro en obligación. Sin embargo, una buena forma de volver a enamorarnos de la lectura es descubriendo otros géneros de ficción como el cómic, que es versátil, ágil y disfrutable para cualquiera.

Si lo que buscas son historias de adolescentes con un poco de fantasía…

Teen Titans: Raven y Teen Titans: Chico Bestia, de Kami García y Gabriel Picolo, son las dos primeras partes de una trilogía (cuyo tercer volumen aún no está disponible en español), donde redescubrimos a dos de los personajes más queridos de los Teen Titans de DC Cómics. Sus poderes y sus miedos son los mismos de siempre, aunque sus historias son ligeramente distintas. Si hay todo un género de películas (coming of age) y un género literario (bildungsroman) era evidente que en el mundo de las viñetas iban a existir obras que narraran el crecimiento y el proceso de convertirse en una persona adulta. Es así como se nos presentan, pues nos encontramos en una actualidad atemporal y con el acoso escolar y los primeros amores, con las redes sociales y la presión de ser quien los demás dicen, con la necesidad de encajar pero también de encontrarse y ser distinto, especial y diferente. Pero no demasiado diferente, por supuesto.

Ambas novelas gráficas no son solo recomendables por su trama, que a cualquier persona, con independencia de sus conocimientos de superhéroes o su edad, puede interesarle, sino también por su dibujo y, sobre todo, su uso del color. En Raven todo (o casi todo) es blanco, negro o púrpura, como el color de sus mechas, de sus bocadillos y de su alma, porque la adolescente es introvertida y, además, está encerrada en sí misma. En Chico Bestia, todo está lleno de colores vibrantes porque él no tiene miedo, es extrovertido, bromista y lo que quiere es ser popular. Sin embargo, por encima de cualquier otro color destaca el verde que, de nuevo, es el color de su alma y de todo lo relacionado con su vida y sus poderes.

Si lo que buscas es ahondar en la historia…

Sally Heathcote. Sufragista, de Mary Talbot, Kate Charlesworth y Bryan Ralbot, cuenta una historia no tan conocida como puede parecer. Sally Heathcote es un personaje ficticio, pero su historia, su tiempo y su sociedad son reales y, junto a ella, observaremos cómo toma conciencia de su clase y de su género, de su identidad, así como de la falta de derechos, comenzando por el sufragio femenino.

Podría decirse que estamos ante un biopic, pues recorremos la juventud y vida de la protagonista en retrospectiva, conociéndola cuando ya es anciana. Sin embargo, los sucesos históricos, la evolución del movimiento sufragista y sus ramificaciones (en sufragists y sufragettes, unas con acciones pacíficas y, otras, violentas, llegando incluso a poner bombas y a ser torturadas en la cárcel) no son solo un telón de fondo. Y este cómic no es solo Historia con mayúscula o historia íntima y cotidiana, es la unión de ambas cosas porque su objetivo es múltiple: hacer reflexionar, dar a conocer, dialogar con la actualidad y, por supuesto, conseguir el disfrute de los lectores.

Si lo que buscas es una historia de amor que además muestre una realidad invisibilizada…

Us de Sara Soler cuenta, a través de sus dibujos cartoon en distintos tonos de rosa (y algo de azul) y su humor, su historia, la de Diana (su novia) y la de su relación, que no es nada fácil. No es simplemente porque sea una relación entre dos mujeres (que también) sino por el giro que su relación dio cuando Diana se dio cuenta de que era, en efecto, Diana.

Cuanda ambas habían empezado años atrás su relación, su relación era etiquetada, tanto por ellas como para la sociedad, como “hetero” pero cuando Diana le cuenta a Sara que es transgénero, todo cambia aunque todo sigue siendo igual. Este es el comienzo de la historia pero no central porque, en realidad, este cómic quiere explicar cómo fue la experiencia de Diana (y Sara) en su transición y, junto a ellas, aprendemos sobre una realidad invisibilizada y llena de obstáculos de todo tipo: desde administrativos hasta sociales, pero siempre contado con mucho humor y con una intención también didáctica, la única forma de que los obstáculos sociales que encuentran sean cada vez menores.

Si lo que buscas es una historia de la que emane Murcia y de la amistad intergeneracional…

Temporada de Melocotones, de Alba Flores y Ángel Abellán, ganó el Premio València de Novela Gráfica en 2020 pero es un producto murciano de pies a cabeza, no solo porque sus autores lo sean (Flores, ilustradora y Abellán, guionista) sino porque todo tiene lugar en la huerta y en todas esas zonas como Cieza donde la principal industria es la de los almacenes de fruta. Es en uno de estos almacenes donde tiene lugar la historia (o gran parte de esta) y donde encontramos a nuestras tres protagonistas, cada una perteneciente a una generación distinta (podríamos decir que representan a las generaciones de las actuales hijas, madres y abuelas). Pese a sus evidentes diferencias y perspectivas, las tres forjan una amistad basada en la sororidad y en los bocadillos del descanso y, junto a ellas, reflexionamos sobre el duro y precario trabajo de la fruta, sobre la situación laboral y los obstáculos que cada generación encuentra, pero, sobre todo, sobre esa amistad y sobre esas mujeres, que se dejan el lomo en el almacén para después volver a sus casas y observar en ellas la vida con los ojos de sus amigas, con los ojos de las otras generaciones.

Estas son solo algunas recomendaciones para ver la diversidad de tramas, dibujos y propuestas que existe en el mundo del cómic pero, si os interesa indagar más, me gustaría recordar que la Biblioteca Regional de Murcia tiene una de las mayores colecciones de cómics (y que se pueden hacer préstamos interbibliotecarios) así que seguro que es una puerta interesante desde la que cruzar a las ficciones ilustradas.