PEDRO ANTONIO HURTADO GARCÍA

Alejandro Alonso (14-08-1952, Querétaro-México/30-01-2022, en el mismo lugar de nacimiento), guitarrista, cantautor y compositor de música cristiana. Comenzó en el pentagrama a muy temprana edad. Ya, en su adolescencia, logró convertirse en el guitarrista principal en una larga lista de bandas que llevaban su espectáculo por conocidos pubs y discotecas populares de México. Altamente influenciado por B. B. King, Eric Clapton o Larry Carlton, entre otros mitos, aprendió muy pronto a tocar el bajo, batería y piano, con lo que alcanzó la categoría de reconocido multiinstrumentista.

Vida entregada.- Fue en 1971 cuando quiso, como consecuencia de una experiencia espiritual, entregar su vida a Jesucristo, por lo que, de inmediato, inició las composiciones de su propio repertorio y potenció sus habilidades como vocalista. Un año después, contrae matrimonio con la artista y flautista, Pamela Alonso, quien no tardaría en darle a Alicia, Job y Rebeca, sus tres hijos. Desde 1973 hasta 1980 prestó sus creaciones musicales para que fueran utilizadas, como herramienta evangelista, en conciertos al aire libre, pero también en colegios, universidades y hasta en las cárceles.

Pastor, viajero y estudioso de la Biblia.- Consiguió dotarse de una buena discográfica, emprendió proyectos innovadores amparados por la música cristiana contemporánea, viajó por América Latina, también California, cosechó grandes éxitos y amplió su actividad como pastor ante grupos hispanos de distintas iglesias. También llevó su música a zonas de guerra y focos de guerrillas. Igualmente, dedicó tiempo al estudio de la Biblia y comenzó a desarrollar la actividad de pastor ante grupos hispanos en diferentes iglesias. Viajó a Chile con su familia; América del Sur, como misionero, Buenos Aires, Santiago, Chile, donde fundó una iglesia y continuó trabajando durante siete años. Y siguió su actividad en innumerables países añadidos. La causa de su fallecimiento, según ha informado su propia familia, ha sido generada por un paro cardiaco. Tenía 69 años.

Otros dos “grandes” que nos abandonan para siempre. Descansen en paz.