PEDRO ANTONIO HURTADO GARCÍA

Se dio a conocer, en 2012, como concursante de un popular “talent-show” de “Antena 3” que llevaba por nombre “El número uno” y con 48 años y víctima de un cáncer, nos deja para siempre Meritxell Negre (14-02-1971, Barcelona/21-01-2020, en el mismo lugar de nacimiento), tras haber dejado meridianamente claro el enorme talento artístico que poseía y que le ofreció la oportunidad de convertirse en una verdadera estrella de la televisión.

Las muestras de condolencia de compañeros del programa, colaboradores del mismo y participantes en su desarrollo no se han hecho esperar, lamentando la irreparable pérdida de la compañera, amiga, la artista y la mujer guapa que ofrecía una envidiable imagen en la pequeña pantalla y que demostró que sabía cantar y que estaba hecha para triunfar, por supuesto que sin regalarle nada y a base de esfuerzo, tesón, entrega y sacrificio. Testimonios de pésame con sentidas palabras como “no puedo creérmelo”, “para nosotros no te has ido”, “vivirás en nuestro corazón”, “eres una luchadora y dueña de una gran voz” y similares muestras de cariño, humanidad y cercanía son el denominador común de sentimientos reales que han generado una intensa consternación.

En la edición del concurso televisivo en el que participó Meritxell, ejercieron como jurado Miguel Bosé, David Bustamante, Natalia Jiménez, Ana Torroja y Sergio Dalma, coincidiendo, igualmente, con la que, aquel año, no era más que una niña, pero que, en 2017, se alzaría con el máximo galardón en “Operación Triunfo”: Amaia Romero. La presentadora de “El número uno” era Paula Vázquez.

La fallecida fue vocalista de la banda “The Sutton Club Orchestra”, de Barcelona, con la que participó, en Telecinco, en un programa musical denominado “El Trampolín”. Fue en 1996 cuando se marchó a la estadounidense ciudad de Nashville, para instalarse allí, toda vez que creía firmemente en sus posibilidades como artista. Tanto es así que formó parte del afamado dúo “Peaches & Herb”, formación que disfrutó de diversas vocalistas femeninas a lo largo y ancho de su dilatada andadura artística. La catalana fue la sexta intérprete en poner la voz femenina del grupo junto a Herb Fame. Lanzó un disco con canciones propias titulado “The Meritxell Project”, tras compartir escenarios con grandes figuras de la canción. No hace muchos meses, tuvo la fuerza suficiente, ante su cancerígena enfermedad, de comunicarla con un elocuente: “Me levantaré. Hay que creerlo. Tengo cáncer, ¡pero el cáncer no me tiene a mí!. Hoy, en la cama, con quimioterapia, me encuentro muy mal. Lo que cambian tres días”, sentenció. Había regresado a España recientemente, junto a su esposo, el americano Víctor Chevalier, tras una importante y exitosa etapa alejada de nuestro país.

Trabajadora incansable, creó una productora, una agencia de espectáculos a la que bautizó como “Silly Dog Entertainment” y su carrera musical prosiguió hasta que, en noviembre de 2018, anunció su dolencia. También se ganó, en 2012, la confianza de Natalia Jiménez, la otrora vocalista del grupo “La Quinta Estación”, para su incorporación a la formación. Pero, tras ser eliminada en el popular “talent-show”, decidió saltar el Atlántico y seguir buscando su suerte y, con el dúo “Peaches and Herb”, se encaramó a escenarios de Los Ángeles, Las Vegas o Washington, entre otras importantes ciudades estadounidenses.