Después de 800 años los Templarios regresan a Murcia para hablarnos de su partida; hasta el año de 1307 Caravaca había estado bajo la encomienda de esta orden de caballeros cristianos, pero en ese año la disolución de los Templarios por el Papa de Aviñón –que los acusaba de herejía- obligaría su marcha y el paso de Caravaca a manos Santiaguistas.

 

Después de 800 años los Templarios regresan a Murcia para hablarnos de su partida; hasta el año de 1307 Caravaca había estado bajo la encomienda de esta orden de caballeros cristianos, pero en ese año la disolución de los Templarios por el Papa de Aviñón –que los acusaba de herejía- obligaría su marcha y el paso de Caravaca a manos Santiaguistas.
En forma de cortometraje será Hugo de Payns quien nos traslade a un mundo medieval lleno de intrigas, conspiraciones y mucha acción. A camino entre la villa francesa de Montbard y el reino de Murcia serán numerosas las aventuras que Hugo habrá de vivir, aventuras estas rodadas en un palacete de Cehegín, el Salto del Usero de Bullas y “La Juquera” de Caravaca.

*El acto que tendrá lugar a las 19:00 horas en el Teatro Thuillier de Caravacaestará introducido por un entremés de “Ron Lalá Teatro” que une las artes del teatro y el cine, seguidamente se proyectará el cortometraje y cerraremos con el Making Of que nos explica el desarrollo de este asombroso proyecto.

¡No te pierdas este viaje a la Edad Media que no te dejará indiferente!
Entradas ya a la venta en Nueva Joyería, precio 1€.
Caravaca de la Cruz, domingo 28 de Febrero a las 19:00 horas en el Teatro-Cine Thuillier.

SINOPSIS:
Veritas Vincit (La verdad vencedora) es un cortometraje que presenta la vida de Hugo de Payns, alguien que a mediados del siglo XIV, encerrado en una torre del reino de Murcia por órdenes de Alfonso XI de Castilla, nos relata desde su edad adulta unos días de su juventud que fueron testigos de un cambio para el mundo conocido.
Situado en un tiempo al que llamarían “la época oscura” ha sido criado desde que era un bebé en un monasterio Francés, y no conoce más mundo que el de los muros santos. Pero en su adolescencia Hugo comienza a hacerse preguntas sobre su pasado, y esto cambiara su futuro.
La orden de los Templarios acaba de ser disuelta por el Papa de Aviñón y el Rey de Francia, y los Templarios son perseguidos acusados de herejía. Así, la historia de Hugo y la de dos caballeros Templarios con una importante misión a camino entre Francia y España se unirán para cambiar el mundo.
Ambientado en la baja edad media, a camino entre Montbard y el reino de Murcia, tres fechas para una misma historia, acción, amor, conflictos… Ingredientes que conforman la trama de una verdad que como diría José Antonio Enrique Jiménez, coprotagonista del cortometraje, «no quiere ser leída».
Intrigas, enfrentamientos armados, amor, mucho camino y un ambiente medieval invadirán las pantallas de un siglo XXI en el que el secreto de Hugo de Payns aún sigue vivo.

EXPLICACIÓN:
«La Verdad Vencedora» es un proyecto en el que se embarcaron allá por junio de 2014 más de medio centenar de personas: querían desde un grupo de teatro juvenil hacer cine; aprender esa magia que partiendo igual que su teatro de la interpretación se construía con cámaras, sonidos, luces, planos, filtros, mensajes subliminales… al fin y al cabo se convertía en el manual de un juego para los sentidos.
El proyecto nacía en el seno de Alhory, en Cehegín y formado por jóvenes -a estos jóvenes se unirían hombres y mujeres más experimentados en el arte de vivir y en la magia de hacer cine- así formada la telaraña de un gran equipo de trabajo se rodaba en Agosto de 2014 la historia de Hugo de Payns.
Numerosos equipos de trabajo se conformaban entonces para realizar este proyecto cinematográfico: arte, vestuario, iluminación, cámara, transportes, producción, elenco actoral, dirección, sonido, maquillaje, peluquería… Más de 100 personas -entre ellas profesionales y aficionados- trabajando sin cobrar nada, largas jornadas de trabajo y en localizaciones la mayoría de las ocasiones hostiles. Todo para viajar a la edad media, para trasladar con este producto a los espectadores al mundo que nosotros habíamos diseñado.
De esta guisa, tres meses de preproducción, una tortuosa e intensísima semana de rodaje y más de un año de postproducción han gestado la vida de un film que nació a los ojos del espectador el pasado 13 de noviembre.
La financiación de este proyecto -con un coste cercano a los 13.000€- ha sido sufragada gracias al patrocinio de más de 80 empresas y entidades de la región de Murcia, la mayoría de ellas del noroeste murciano.
El guión y la dirección de este cortometraje son obra del ceheginero Jesús García Pérez quien inicia con Veritas Vincit su andadura en el mundo del cine después de haber dirigido con Alhory teatro obras como «La Casa de Bernarda Alba» de Federico García Lorca, «La pasión de Cristo» -auto sacramental barroco, «Cuento de Navidad» de Charles Dickens, «Fajardos y Carreños», «El Pergamino de Juan Yáñez» o «La Prisión de Dios» -las tres últimas escritas también por García-. Jesús García es así mismo autor de «La Ermita de Nuestra Señora de la Concepción de Cehegín. 1500 – 2000» y «Entre Cisneros y Ambel» ambos libros de ensayo histórico publicados en el año 2011 -cuando García que hoy tiene 20 años iniciaba sus estudios de bachillerato-.
La asociación juvenil Alhory -Alhory Teatro- nace en Cehegín en 2012 formada por un grupo de jóvenes de la localidad con inquietudes en el mundo del arte. En diciembre de 2012 Alhory realiza por primera vez las visitas teatralizadas al casco histórico de Cehegín -actividad que asiduamente realiza hoy día- y con esto conforma el grupo de teatro al que hoy pertenecen medio centenar de jóvenes de toda la región, en 2013 además de visitas teatralizadas como Vitae Essentia, Alhory monta «La Casa de Bernarda Alba» de Federico García Lorca y «Cuento de Navidad» de Charles Dickens. En 2014 serían «Fajardos y Carreños» y el rodaje de «Veritas Vincit» los proyectos que Alhory realizaría. Así en 2015 se estrena «La Prisión de Dios» en el certamen de teatro «Ciudad de Cehegín» recibiendo el premio a la mejor dirección su autor y director Jesús García Pérez.
Podría decirse que uno de los mayores paradigmas de la existencia humana es la búsqueda de la Verdad -diría Francis Bacon que la verdad es hija del tiempo-, en este caso nos enfrentamos a una verdad-morbo de otro tiempo que aún sigue viva.