Ya en la calle el nº 1047

Unidos para siempre

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Pascual García ([email protected])

A aquellas últimas filas del cine las llamaron siempre no sin cierta sorna las filas de los mancos, porque no se veían las manos y todo permanecía en la penumbra confortable y un tanto picarona de las caricias profundas que los muchachos hacían a sus novias o viceversa: en un tiempo fueron el exponente de la máxima libertad sexual, allá por los años setenta, cuando íbamos saliendo con cierto desparpajo y celeridad de la caverna franquista, sobre todo porque los turistas europeos, a medio vestir, inundaban como una plaga benéfica nuestras playas y nuestros hoteles, y aquí nadie podía decir ya que no había visto a una mujer denuda en el cine o en la televisión. Pero muy pronto pasamos en Moratalla de la teoría a la práctica, entrelazamos nuestros brazos con los brazos de la chica que nos gustaba y pegábamos nuestras lenguas a sus lenguas suculentas con un descaro adolescente para que nadie pudiera decir que éramos los últimos en liberarnos de aquel yugo carnal de nuestros ancestros, porque ya éramos tan europeos y tan americanos como los primeros.

Teníamos hambre y sed y comimos y bebimos con insolencia y procacidad para escándalo de ancianos y personas de bien, de  viejas del visillo y probos funcionarios, en realidad solo hacíamos lo que un hombre y una mujer vienen haciendo desde hace milenios, porque de lo contrario el planeta estaría despoblado y la tristeza camparía a sus anchas.

En los bancos de la Glorieta, a resguardo de miradas impertinentes se refugiaban las parejas buscando la soledad y la oscuridad preceptivas. Ellas y ellos descubrían e inventaban el amor y el deseo, como si nunca antes un hombre y una mujer lo hubiesen experimentado.

Y luego estaba el cine, sobre todo esas últimas filas a donde no llegaba la luz, en el patio de butacas y en el gallinero. Yo creo que si un espacio merece el nombre de paraíso serían precisamente estos dos, el que compartía voluntariamente una muchacha y un muchacho durante unos minutos atentos a las imágenes de la pantalla, pero más atentos al tacto de sus manos y al placer de sus bocas y a la excitación creciente de sus cuerpos.

Aquellas sesiones de cine fueron memorables para muchos y ya no pudieron olvidarlas nunca, de hecho, con el paso del tiempo referirían sus hazañas epidérmicas sentados a la mesa con la familia o con los amigos, cuando el delito ya hubiera prescrito y se hubiese convertido en una chanza divertida y ligera.

¿cómo llegó a cogerle la mano el muchacho a la muchacha? ¿Cómo se atrevió a recorrer todo el espacio desconocido en la oscuridad hipnótica del cine, casi tanteando desde su posición hasta el lugar donde se encontraba la mano de ella?, Y ahora recuerda que cuando se la dio, la otra mano, la mano femenina no rechazó el contacto, ¿sino que se abrió como una rosa y la acogió en su interior cálido y levemente sudado? Fue en ese momento cuando él supo que ella también estaba por él, y que todo aquel roneo del principio, las sonrisas sin cuento y las suposiciones eran verdad de la buena.

A partir de aquella noche y sin proponérselo se vieron siempre en la puerta del cine y todos los domingos entraron a ver la película, fuera la que fuera porque lo fundamental era el espacio, la intimidad y el apartamiento y porque eran conscientes de que se estaba fraguando entre ellos una verdadera historia de amor.

La siguiente noche sus manos ya se conocían y buscaron otros predios donde solazarse mientras sus labios iniciaban un acercamiento definitivo. Pero sobre todo, eran felices, muy felices en ese útero oscuro y emocionante de la penumbra del cine. Aquella noche se dieron el primer beso y se dijeron te quiero aunque no supieran muy bien lo que significaba, y a partir de ese momento no cesó el avance en las trincheras de la piel cálida, sucumbieron en el dulce combate los senos y los sexos muy despacio, y todo sucedió como lo habían ideado siempre. Durante la semana soñaban el uno con el otro y el domingo se amaban en silencio en el abrigo del cine, daban rienda suelta a sus pasiones adolescentes y vivían el amor más puro y excitante que hubieran imaginado.

Estaban unidos para siempre y ya nadie tendría poder contra ellos.

 

 

 

 

 

 

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

  • Sonrisa Saharaui
  • JUNIO MULA 24
  • Bobicar
  • Ortodent
  • ROALF
  • lymaco
  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • automoción caravaca
  • Heroes en librerias
  • TEOFILO A LA VENTA
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp
Suscripción ELNOROESTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción ELNOROESTE