CRISTIAN CASTILLO/Candidato a la Alcaldía de Caravaca por Unidas Caravaca

El escritor británico Neil Gaiman afirmó que la valentía no significa no tener miedo. El valiente, según esta cita que hacemos nuestra, tiene miedo, como tiene cualquier ser sintiente. En verdad, lo que hace al valiente no es carecer de miedo, sino el hacer lo que debe hacerse, aún sintiéndose inseguro, dubitativo, con un suelo poco firme bajo sus pies. 

Es en los momentos en los que las personas asumen una responsabilidad importante y trascendental cuando emerge la verdadera valentía; los momentos en los que toca desprenderse de nuestro sólido suelo, y abandonar nuestra zona de confort en pos de un bien mayor. Y cuesta. Sabemos que cuesta deshacerse de lo viejo y lo caduco, porque nos sentimos refugiados en lo conocido, lo ya visto. Y esa es la auténtica valentía: el abandonar la seguridad de lo conocido porque ya no nos hace bien, y abrirnos a nuevas perspectivas. 

Es la hora de asumir que los caravaqueños estamos empezando a ser víctimas de nuestra propia sensación de seguridad. Son ya demasiados años de un ciclo que se autoperpetúa en las instituciones  municipales, en las que el turnismo de dos partidos ha dado como fruto políticas insuficientes, maniatadas, algunas veces con intereses alejados de la ciudadanía. Políticas a las que, a fuerza de cotidianidad y falta de movilización social, nos hemos acostumbrado; llegado a asumirlas como “normales” y “conocidas”, y por tanto “seguras”. Y lo que nos cuesta abandonar lo seguro, aunque ya no nos ayude realmente… 

Es la hora de salir de esa falsa seguridad. De comprender que hay horizontes más brillantes y maneras diferentes de conducir un Ayuntamiento. Maneras que de verdad velen por el interés general. Quitarnos la coraza de lo acostumbrado, dejar de darlo todo por sentado, y ser valientes para actuar. Valientes para romper el ciclo, salir de la caverna de Platón y contemplar por fin la luz. 

Unidas por Caravaca es la opción de la valentía, del arrancarse la vieja costra y vestirse con ropas limpias. Unidas Caravaca es la agrupación de la política libre, sin marionetistas, de personas que han salido de su zona de comodidad para actuar por Caravaca de la Cruz, porque lo “normal” ya no nos parece suficiente; porque lo “conocido” se ha revelado como una engañosa sombra en la caverna. 

Es la hora de dar un paso adelante, asumir una responsabilidad difícil aunque necesaria. Unidas Caravaca está haciendo su parte, reuniendo una candidatura valiente y dispuesta, con conocimientos y la fortaleza de la juventud, apoyada en los sólidos cimientos de la sabiduría de los que levantaron esta casa antes que nosotros. Unidas por un desafío estimulante: sacar a Caravaca de su zona de confort de falsa seguridad, de su cueva, y conducirla a nuevos paisajes y nuevos aires. Hay otras formas de gestionar, formas que requieren valentía. Pero el valor en esta tarea ha de ser compartido. No basta con que seamos valientes los caravaqueños que damos el paso de asumir tan gran responsabilidad de prestarnos como candidatos a la gestión municipal. Se necesita la valentía de la otra parte, de vosotros, los votantes. Valentía para reconocer que el ciclo en Caravaca ya no puede girar, atascado en sombras de corrupción, tibieza política, manejos desde mayores instancias, e intereses espúrios. Valentía para apartar la vista de las sombras con las que llevan tantas décadas distrayéndonos y escoger abrir la ventana para que entre la luz. Valentía, en definitiva, para depositar la confianza en Unidas Caravaca.

Es la hora de que Caravaca se guíe por su propio gobierno, que sea la legítima propietaria de su devenir. 

Es la hora de los valientes.