JAIME PARRA

Quedan pocas horas para el comienzo de las Fiestas Patronales de Bullas, que se celebran hasta el 5 de octubre, y hablamos con el concejal de Festejos Antonio José Espín sobre las novedades que deparan, los actos ya celebrados como el pregón, las Fiestas ya concluidas de La Copa y del Vino….

– Respecto a las Fiestas de este año, ¿qué novedades hay?
Nuestra máxima a la hora de preparar las Fiestas ha sido durante estos tres años respetar las tradiciones del municipio, mejorando aquellos aspectos susceptibles de mejora, pero presentar también novedades que entusiasmen a nuestros vecinos y despierten la curiosidad y el anhelo por descubrir nuevas formas de pasarlo bien. Entre las novedades de este año podemos destacar la nueva ubicación y formato del Recinto Juvenil “El Jaraíz”, en el que hemos puesto mucha ilusión, pues está orientado a generar una zona de convivencia, no solamente entre los jóvenes del pueblo, sino también con el resto de vecinos y visitantes a nuestras fiestas. Acercando a los jóvenes al centro del pueblo y, por ende, al centro neurálgico de la fiesta, estoy seguro de que tendremos un mejor ambiente y una mejor conexión entre todos. Además, hemos rescatado el Bullfestival, destinado a los jóvenes en la tarde del domingo, tendremos un monólogo de la Paramont Comedy y un concierto para amenizar el “tardeo” del martes, así como más actividades infantiles y una mayor variedad de conciertos y actuaciones musicales, entre las que destaca la de Carlos Baute, el sábado 30 de septiembre. Además, seguiremos apostando por hacer todavía más grande la noche de la migas, que ya revitalizamos hace dos años y el gran desfile de carrozas del lunes 2 de septiembre, que ya cuenta con unas 25 comparsas y carrozas, compuestas por peñas y grupos de amigos de todas las edades y que llena de color y alegría esa tarde de las fiestas.
– ¿Cuáles son sus principales atractivos tanto para los vecinos como para los visitantes?
Los principales atractivos que tienen las Fiestas de Bullas son sin duda el buen ambiente, la alegría y la hospitalidad con la que los bulleros vivimos nuestras fiestas. Son unos días entrañables, cargados de tradición y eventos festivos en la calle, regado todo ello con los mejores vinos de la Región (los nuestros) y las mejores tapas y dulces que tenemos, que son muchos. Si a esto le añadimos que todas las actividades se concentran en el centro del pueblo y que existe un amplio abanico de posibilidades para pasarlo bien, tengas la edad que tengas y los gustos propios, estos días se convierten en una ocasión inmejorable para deshacerse de los problemas cotidianos y olvidar la rutina para dar paso a la diversión y el disfrute. Desde luego, tanto el concierto principal, como la noche de las migas, el Zacatín y el tardeo del domingo, así como la ofrenda de flores a la Patrona y el desfile de carrozas son una muestra importante de lo que te digo.
– ¿Son participativas las Fiestas de Bullas?
Mucho, cada día más. Nuestro principal empeño desde que estamos en el gobierno es hacer de todas las actividades que organizamos la oportunidad perfecta para que nuestros vecinos participen. Unas fiestas sin gente en la calle no son fiestas y los bulleros somos cada vez más conscientes de ello, de ahí la enorme participación que de unos años a esta parte tenemos en la mayoría de los actos programados. Buena cuenta de ello fue la pasada Presentación de Peñas, a la que asistieron cerca de dos mil personas para disfrutar del espectáculo. Además, tenemos que señalar que, desde hace dos años, la organización de las fiestas no solamente recae en el concejal de festejos, sino que es la Comisión de Fiestas, compuesta por más de veinte personas pertenecientes a diferentes colectivos y asociaciones las que se encargan de tomar las decisiones en estos menesteres.
– ¿Qué le pareció el pregón que dio José María Egea?
Una maravilla. Fue el pregón perfecto para inaugurar unas fiestas del siglo XXI, pues centró su atención en tres pilares fundamentales para la sociedad actual: la mujer, la juventud y el asociacionismo. José María, además de ser un referente mundial en su área, los cultivos biológicos, y su amplia trayectoria como profesor de la Universal de Murcia, es un hombre entrañable, cercano, con fuertes convicciones y muy generoso. Todo eso que lo identifica impregnó, como no podía ser de otra forma, su pregón, llegando al público y quedándose con él. Desde luego, estuvo a la altura de las circunstancias y nos sentimos muy orgullosos de tener un pregonero de su categoría para estas fiestas a las que tanto esfuerzo e ilusión les hemos dedicado.
– Recientemente han finalizado tanto las Fiestas de la Copa como las del Vino, ¿qué balance hace de ellas?
De ambas, una valoración muy positiva. Las Fiestas de La Copa las conozco desde que tengo uso de razón, pues allí nací y sigue siendo mi residencia, y puedo decir sin miedo a equivocarme que éstas han crecido cualitativa y cuantitativamente a lo largo de los últimos años. Cada vez son más completas y, por supuesto, más participativas. Estoy muy orgulloso del trabajo que todos mis vecinos hacen para que esto sea posible.
Las fiestas del vino, igualmente, cada año van acercándose más a la gente, los bulleros cada vez las sentimos más nuestras y las consideramos una seña de identidad de nuestras raíces y nuestras formas de vida, siempre ligadas al vino y a la vendimia. Por motivos meteorológicos no pudimos disfrutar de la Noche Temática del Vino, que tanto éxito tuvo la pasada edición, pero el resto de actividades han funcionado perfectamente, en todas ha habido lleno absoluto y cada año recibimos más turistas dispuestos a disfrutarlas con nosotros. Estoy seguro de que en breve serán consideradas de Interés Turístico Regional, pues creo que son merecedoras de ese título y en esa dirección vamos a trabajar en los próximos años. Por nosotros no va a quedar, pues estamos convencidos de que las Fiestas del Vino de Bullas deben ser un referente turístico de nuestro territorio, nuestra D.O., nuestros bodegueros y viticultores se lo merecen.
– Un deseo para los bulleros.
Mi mayor deseo para estas Fiestas que están a punto de comenzar es que todos mis vecinos las disfruten con el mismo entusiasmo que nosotros hemos puesto en su organización, que dejemos a un lado por unos días nuestros quehaceres cotidianos y nos dediquemos al descanso y la distensión. También que Bullas sea el punto de encuentro de quienes, no siendo de nuestro pueblo, deseen disfrutar de un ambiente sano y amigable, con un sinfín de actividades dirigidas únicamente a la diversión, aprovechando la ocasión para saborear nuestra rica gastronomía y nuestros excelentes vinos. Espero que todo salga según lo previsto, que el tiempo nos respete y que todos vivamos estos días de la mejor manera posible, conjugando la devoción, el ocio y las ganas de pasarlo bien.