JUAN MANUEL NAVARRO

Aún sigo sin creérmelo. Me presento a mi primer concurso de fotografía y me llevo el primer premio…

Todo esto comenzó porque al grupo de la Escuela de Pastores de Murcia subieron la fotografía del concurso y mis compañeros me empezaron a animar para que participase.

De esto estamos hablando en la última semana de plazo para participar. Yo iba muy ajustado de tiempo por temas del trabajo, curso y demás eventos…

Pues bien, el día 21 de septiembre tengo un par de horas libres y cojo el coche y el móvil y me voy para la zona de La Puebla de Don Fabrique y Huéscar.

Después de estar dando vueltas y de no encontrar apenas ovejas ya en el campo, porque eran las 12 del medio día, cerca de La Toscana me encuentro un grupo de ovejas que empezaban a caminar para recogerse.

Pues allí que me voy yo y las esperé en la puerta del corral, y me llamo la atención el verlas como venían haciendo una especie de S una detrás de otra en fila prácticamente.

Cuando llegué a casa miraba la foto pero no me terminaba de convencer, total que pensé en esperar y ya me lo pensaría. Por la noche sobre las 23:30 horas la volví a mirar y dije: «no pierdo nada por intentarlo».

La mandé por correo y al día siguiente mis compañeros me preguntaron si había participado y les dije que sí pero que la foto me gustaba por una parte pero, por otra, no me gustaba mucho. Ya no tenía más opciones porque era el último día para poder presentar más fotografías.

Creo que eso nos suele pasar a todos los que hacemos muchas fotografías, que somos muy exigentes con nuestros trabajos, pero, bueno, lo dicho que al final lo conseguí.

Me hace mucha ilusión este premio porque como ya sabéis estoy luchando e intentando que este sector de la ganadería no se pierda, y lucharé hasta que pueda, y si este premio es especial es por eso porque intento con mis fotografías llegar a la gente y que valore la vida del pastor.

Por eso este premio va dedicado a todos esos pastores y pastoras que día tras día luchan por este sector para que no se pierda y también para mis compañeros de la Escuela de Pastores de Archivel, que gran parte de esto ha sido por ellos. Y a los profes que están día tras día enseñándonos a mejorar en este mundo de la ganadería.