JAIME PARRA

Hace tres meses la Escuela de Pastores de Archivel abrió sus puertas. Como objetivo general se marcaba el estudio y difusión de la cultura pastoril de la raza ovina segureña en un marco de sostenibilidad social, económica y medioambiental. Por supuesto también se esperaba encontrar a jóvenes y mujeres dispuestos a recoger el testigo de esta profesión y este modo de vida.

Juan Manuel Navarro, en La Junquera

Quién mejor que uno de sus alumnos, Juan Manuel Navarro, para conocer si esta escuela tan demanda (finalizada la obra en 2015 pero sin actividad hasta este año) ha respondido a las expectativas creadas.

Juan Manuel, además de mostrarnos en exposiciones, en redes sociales, la belleza del campo en sus fotografías, es la cuarta generación de una familia que en la finca agrícola La Junquera se dedica al pastoreo, por lo tanto su visión puede resultar más completa

¿Qué le ha contado su familia de los cambios en el modo de vida rural?

Tengo la suerte de aún contar con la presencia de mi abuela que con 90 años me cuenta como han pasado la vida aquí y me encanta escuchar todo lo que me dice por qué a pesar de que la vida antes era complicada, pero ella siempre me dice: antes la vida era dura, pero siempre se trabajaba y se vivía con alegría y la gente al regresar a sus casas volvían cantando y riéndose.Podría decir que yo con los recuerdos que tengo de cuando era pequeño y me pasaba en La Junquera gran parte en casa de mis abuelos, esos momentos jamás los olvidaré porque me marcaron mucho, la vida ha ido evolucionando, pero ahora no valoramos nada de lo que tenemos y no somos conscientes de lo que ha costado llegar a donde hemos llegado. Y si hemos llegado hasta aquí ha sido gracias a la vida que nuestros abuelos y nuestros padres han llevado. Algún día nos daremos cuenta de todo eso, o eso creo yo.

Conociendo ya este oficio, ¿por qué decide inscribirse en la Escuela de Pastores?

Me comentaron que tenían pensado reabrir la escuela de pastores de Archivel y me informe un poco sobre como sería su funcionamiento, ya que desconocía que había una escuela de pastores, y bueno pues vi cursos interesantes, pero a la vez pensé que lo mismo al trabajar en este sector pues que no sería necesario o incluso que no llegase a gustarme.Pues bien, creo que debo agradecer a todas esas personas que han luchado porque se vuelva a reabrir porque ha sido un descubrimiento muy bueno, ya que por ser pastor no lo tienes todo aprendido, en estos días que llevamos puedo decir que los curso cada vez te van enganchando más y es por el nivel que tienen y sobre todo por como uno mediante prácticas en explotaciones te das cuenta de lo que haces mal o en lo que puedes mejorar gracias a este proyecto.

Tengo la suerte también de haber dado con unos compañeros que ya son amigos y de unos profesores que son de diez. Doy las gracias al ayuntamiento como a esas personas que han puesto su grano de arena para que este sector tenga estos cursos y nos ayuden a seguir mejorando y aprendiendo, ya se necesitaba algo para que este mundo de la ganadería no se pierda y con proyectos así te dan más ganas de seguir adelante. GRACIAS.

¿Le está siendo útil?

Me está siendo muy útil y se aprende mucho, pero sobre todo más que aprender en mi caso diría que con esto se llega a avanzar y a no tener siempre una misma rutina. Ahora tengo ganas de poner en práctica muchas de las cosas que he aprendido y eso es gracias a lo que me han enseñado. Hemos aprendido muchas cosas no podría decirte solo una, pero si tuviese que elegir lo que más me llamo la atención fue como se hace las elecciones de los mejores machos y la experiencia de poder hacer una inseminación artificial, me sentí por así decirlo como un pastor-veterinario.

Animo a la gente a que se apunte y que aprenda tanto a los que somos ganaderos como a los que no lo son. La vida avanza y no nos podemos quedar solo con lo que antes nuestros abuelos hacían en este sector, tenemos que seguir avanzando.

¿Cómo es la vida en el campo

La vida en el campo para la persona que le gusta es un regalo que la vida nos da todos los días. Soy de los que pienso que si el campo no te gusta o los animales no debes seguir en estos sectores de la agricultura y ganadería. Creo que el levantarte por las mañanas e ir con ilusión tu trabajo es lo mejor que te puede pasar, ya que vas con esa alegría a realizar lo que te gusta. O bueno así es como yo lo veo no se.

A mí me pasa, aunque si tengo que decir que todos los días no son lo mismo, el campo es duro, unos días son mejores y otros pues no tanto, pero en definitiva como hago lo que me gusta, lo hago con alegría.

Creo que al tema de la ganadería se le ha tratado muy injustamente siempre. Ser pastor o ganadero por así decirlo no es un trabajo de inculto o de una persona inferior a los demás, así es como siempre se le ha tratado a estas personas, a mí han llegado a decirme: ¿eres pastor porque no tienes estudios? Y la verdad es que esa pregunta te hace sentir mal. Pero no, yo tengo mis estudios, tengo mi ciclo formativo y soy pastor porque me gusta lo que he visto y vivido desde pequeño y porque me gusta aprender cada día. Para mí el campo es un libro abierto donde todos los días aprendes algo nuevo y te sirve para muchas