LETICIA RABADÁN ALFOCEA

La radio motiva y despierta la curiosidad de muchos niños y eso es lo que ha sucedido durante el Taller de Radio organizado por la Asociación Juvenil “DiverCruz” en Caravaca.

Ocho niños han sido los que han disfrutado mientras aprendían más sobre el medio radiofónico para finalmente grabar sus propios programas de radio. El taller se ha compuesto por tres sesiones: la primera se ha dedicado a conocer la radio como
medio de comunicación y diferentes técnicas de locución; la segunda sesión se ha empleado para la preparación y elección de temas, programas, canciones, etc; por último, la tercera sesión y el broche final del taller ha sido grabar los programas en Caravaca Radio. Lo más bonito de este taller ha sido ver cómo los niños en el momento de la grabación se meten en sus papeles de locutores y disfrutan, nunca mejor dicho, como “críos chicos”.
La mayor satisfacción de este taller es haber aprendido de los niños. Muchas veces nos creemos que por ser mayores sabemos más que ellos, pero no es así, también nos pueden enseñar y es lo que ha pasado durante este curso. Por ejemplo, uno de los programas grabados es de videojuegos y sus locutores han aprovechado para contarlo todo sobre el juego “Clash Royale”, para mí ha sido todo un descubrimiento porque solo había escuchado el nombre del juego y durante el programa se dedican a explicar en qué consiste, cómo se juega y algunas de sus experiencias como jugadores. Puede que yo les haya enseñado cómo hacer un programa de radio pero ellos me han enseñado todo sobre un videojuego que desconocía totalmente.
Cuando dos cosas que te gustan como la radio y los niños se juntan siempre digo que es la unión perfecta. Como comunicadora audiovisual ha sido una gran experiencia tanto personal como profesional soy de las que piensa que ​la radio cultiva la imaginación y nutre los sueños de los niños.
Pero ​ la verdadera magia de este taller han sido los niños que lo han formado: Paula, Loreto, Eva, Jaime, Santiago, Samuel, Miguel y Javier; las monitoras que han ayudado, María Romera y Ana Puerto; y por supuesto, Caravaca Radio y Centro
Joven que nos han abierto las puertas para poder trabajar en diferentes espacios.