JAIME PARRA

Pedro Alfonso Egea, Fernando Fernández, José Molina, Antonio Fernández, Sebastián Espín y Francisco Valverde. Estos son los seis vecinos de Bullas que estuvieron presos en campos de concentración nazis, solo uno sobrevivió.

Este sábado el pueblo de Bullas ha querido rendirles homenaje en el ya bautizado como Jardín de la Memoria (avenida Francisco Puerta González Conde), «un lugar de recuerdo y reconocimiento», como ha señalado el concejal Antonio José Espín, donde un monolito lleva sus nombres. Gracias a la investigación de Víctor Peñalver Guirao y al trabajo posterior de Pepa Toledo, han podido no solo ponerles nombre, sino esbozar también unas pinceladas de su vida.

En el acto, que ha contado con intervenciones de Antonio José, Víctor Peñalver y ha concluido con las palabras de la alcaldesa María Dolores Muñoz, se encontraban presentes algunos de los descendientes de los homenajeados.

Asimismo han acudido, entre otros, a este emotivo homenaje la diputada por Podemos María Giménez, la senadora popular Severa González, el co-coordinador de IU-Verdes, José Luis Álvarez Castellanos,  o el secretario general socialista y alcalde de Alhama, Diego Conesa. También se han desplazado a Bullas concejales de Cehegín y Caravaca de la Cruz y miembros de asociaciones republicanas.

El acto ha servido para dignificar a aquellos que lucharon por la libertad y la democracia. Estos nombres ya no caerán en el olvido: Pedro Alfonso Egea Sánchez (10 de diciembre de 1907), Sebastián Espín Requena (10 de junio de 1919), José Molina Miñano (9 de octubre de 1903), Fernando Fernández Sánchez (11 de junio de 1910), Francisco Valverde Llorente (15 de junio de 1903) y Antonio Fernández Escámez (20 de noviembre de 1894).