AYUNTAMIENTO DE CALASPARRA

Un corredor ha tenido que ser atendido hoy en el primer encierro taurino de las fiestas de Calasparra tras recibir una cornada en la región lumbar, a la altura del centro de la espalda, con una trayectoria ascendente y con desvío hacia las vértebras. El pinchazo, según ha explicado el doctor Ricardo Robles, jefe del equipo médico de la plaza de toros de la Caverina,  ha sido profundo y ha provocado fracturas óseas, por lo que el herido ha sido traslado de forma inmediata al hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia, tras recibir atención en el quirófano de la plaza de toros de la Caverina y comprobar que tenía movilidad en las piernas. La cogida de este mozo, natural de Monóvar (Alicante) ha tenido lugar a la entrada a la plaza, dentro del coso, cuando el quinto novillo, de capa castaño, ha arremetido contra dos corredores, hiriendo a uno de ellos.

Los servicios sanitarios han atendido a otro joven por heridas y contusiones.

La lluvia,  caída minutos antes del encierro de hoy,  ha puesto las cosas difíciles a los corredores y a los novillos de Villamarta, que han llegado divididos en dos grupos. Los cuatro más veloces han tomado la delantera, mientras que los otros dos han tenido que ser “arrastrados” por los mozos hasta el coso.

3´40 minutos han tardado los novillos en recorrer el encierro hasta la plaza y 7´20 minutos en ser enchiquerados, según la Policía Local de Calasparra.