E. SOLER

La Gran Vía acogió con todo su esplendor la Gran Parada desfile de los Bandos Cristiano, Moro y Caballos del Vino. Más de 2.000 festeros, con más de 40 bandas de música pusieron el colorido broche final de las fiestas en Honor a la Vera Cruz.

El cortejo lo abrió el bando de los caballos del Vino, con sus dos amazonas, María Marín y Andrea López, vestidas con sus atuendos caballistas de lujo y una carroza exhibiendo los mantos de las peñas que se alzaron con el primer premio del primer y segundo bloque, en la mañana del pasado día dos. Seguidamente hizo su entrada la Gran Vía el Bando Cristiano con sus reyes, Rubén Bermúdez y Carolain Morales, junto a los Infantes de Castilla, Sergio Marín Campos y Paloma Campos Corbalán. Entre las novedades de este año del Bando estuvo un boato, que encabezaba el desfile, así como un jinete abriendo las files de los grupos Caballeros de Navarra y Almogávares.

El desfile lo cerraron las huestes agarenas, con sus sultanes, Pedro Hidalgo y Julia Moreno y los Príncipes de Al-Ándalus, Joaquín Dolera y Judith Robles.

Abriendo más de la mitad de las Kábilas fueron caballos, y un boato compuesto por varias carrozas, un grupo de avancarga a caballo y un ballet que dio paso a la entrada de los Sultanes.