PEDRO ANTONIO HURTADO GARCÍA

Vicente de Castro Giménez (17-12-1958, Barrio de Nazaret-Valencia/26-10-2020, Hospital de Terrassa-Tarrasa-Barcelona), guitarrista flamenco, cantautor y compositor, artísticamente conocido como Parrita, tal como se le llamaba desde niño, maestro y artista de etnia gitana, malabarista de la rumba y poderoso de la balada flamenca. El apodo artístico obedece a la profunda admiración que su padre le profesaba al valenciano actor Vicente Parra. El fallecido mantuvo ocupaciones como pescador y camarero, ganándose la vida, simultáneamente y desde muy joven, versionando éxitos de grupos musicales y solistas, siendo uno de sus referentes la banda “Hinojos”. Pero todas las copias e imitaciones acabaron cuando se descubrió su talento y caminaba con aval propio.

Fue su primer disco “Dama, dama”, con un tema de la gran cantautora madrileña Evangelina Sobredo Galanes, conocida artísticamente como Cecilia, fallecida en accidente automovilístico el 2 de agosto de 1976, cuando tenía 27 años. En ese disco también cohabitaban canciones propias de Parrita, como “Niña mimada”. Luego vino “Embrujao”, con canción dedicada a la mencionada Sobredo: “A la niña Cecilia”. Parrita mezcla canciones melódicas con rumba flamenca y marca su personal estilo. “Nuevas ilusiones” le sirvió para protagonizar una gira y, posteriormente, en 1987, llegó “Vuela más alto que tú”, primer disco de oro del valenciano, con sonidos electrónicos y canciones como “A sangre fría” o “Déjame mañana”, consolidando un alto nivel de ventas.

“Tal y como soy” se publicó en 1988, con colaboraciones de Josep Mas “Kitflus” (arreglos), Carles Benavent (bajista) y Rubem Dantas (percusión). “En familia”, un año después, con el grupo rumbero “Makandé” y la excelente voz de Naima, así como miembros de su familia. En “Canastero” (1990) establece una apuesta por el tango-rumba. Nuevas versiones, más discos, renovadas giras y grandes relaciones profesionales, jalonan la carrera de este artista que no se cansó, nunca, de trabajar y crear hasta gozar de su propio público, tomando referencias en Joan Albert Amargós, Paco de Lucía, Serrat, Pitingo, Mocedades, Miguel Ríos, Tomatito y otros “grandes”, protagonizando colaboraciones con algunos de ellos. Dedicatorias a Lola Flores y otros reconocimientos, como el que le tributa al pueblo gitano, “su gente”, mientras ya se le considera un “poeta contemporáneo”. Se encaramó al escenario del mítico “Olympia de París”, colaboró en el lanzamiento de artistas como Antonio Orozco y ha compuesto, por ejemplo, para Rosalía o Moncho. Deja inconcluso su disco de duetos “La ciudad de los abrazos”. Se nos va, con 61 años, a causa de un derrame cerebral.