Ya en la calle el nº 1046

Un cachito de Caravaca, por Dolores Valera

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Dolores Valera, Taller de escritura de Caravaca

Tal vez la mejor manera de conocer lo que puedan necesitar los demás sea empatizando, ponernos en el lugar del otro, pensar en cómo nos gustaría que nos trataran, que nos acogieran. Cuando viajas, quieres conocer lugares nuevos, su gastronomía, sus costumbres, la forma en la que viven sus habitantes, su Historia. Gusta que las gentes del lugar sean amables y que la visita sea facilitada por rutas guiadas, museos o cualquier tipo de oferta turística que provoque en el visitante sensaciones y experiencias que no logre olvidar. Por supuesto todo esto va a depender en gran medida del buen hacer de los proyectos emprendidos por los encargados de hacerlo. Hablo de poder elegir entre un amplio abanico gastronómico, hablo de poder elegir entre una variada red de alojamientos, hablo de poder disfrutar de la Naturaleza que rodea el entorno y hablo también de ofertar visitas culturales que recorran el lugar explicando o dando a conocer sus más enraizadas curiosidades. Todo esto hace que después de unos años, cuando recuerdes aquel lugar que visitaste, una sonrisa se dibuje en el rostro, un pequeño rincón se presente en tu recuerdo o un salivar abundante comience a abrirnos el apetito… Y esto es lo por lo que debemos preocuparnos los caravaqueños, por ofrecer a los peregrinos y visitantes una experiencia que perviva en la mente de los que nos visitan, en sus corazones, en sus recuerdos. Una sensación que le incite a querer regresar, a volver a venera a nuestra Cruz, a disfrutar de nuestras ancestrales liturgias y costumbres y poder compartirlo con los suyos. A cada visitante hay que ofrecerle la posibilidad de llevarse un cachito de nuestra ciudad, unos se llevaran un pedazo de Historia, otros su diversa gastronomía, otros nuestro más querido entorno natural y otros el recuerdo de sus habitantes. Lo importante es que aquel que nos visita se lleve un buen sabor de boca y el alma llena de experiencias y recuerdos que jamás se borren de sus corazón.

Un cachito de Caravaca, por Dolores Valera

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

  • Sonrisa Saharaui
  • JUNIO MULA 24
  • Bobicar
  • Ortodent
  • ROALF
  • lymaco
  • Talleres santa cruz
  • aureum
  • automoción caravaca
  • Heroes en librerias
  • TEOFILO A LA VENTA
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp
Suscripción ELNOROESTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscripción ELNOROESTE