JAIME PARRA

Vanessa Rocamora, voz principal. Como guitarra rítmica y coros Juan José Martínez, como guitarra solista Antonio García. Bajista es Antonio José Martínez y como batería Diego Lopez. Forman el grupo Umbría que actuó en el Cuervarrozk acompañando a Danza Invisible, Poncko K y Tennesse.

El nombre tiene su historia. “Anteriormente nos llamábamos Tired of de Same, pero el nombre en inglés no llamaba mucho al público, por lo que decidimos cambiar el nombre a uno español. De siempre se le ha dado menos valor a la música rock por ser menos comercial, por ello quisimos que el nombre fuera relacionado con esa oscuridad que recaía sobre el rock. De ahí, Umbría”.

¿Cuáles son vuestras influencias?

Nuestras influencias son variadas. Cada uno de nosotros tenemos nuestros grupos y estilos musicales favoritos, pero siempre girando en torno al rock. Desde Evanescence, por su voz femenina, pasando por Guns n Roses, Foo Fighters, Fito, Metallica… Son muchos los grupos de los cuales nos hemos nutrido y con cuya influencia hemos compuesto nuestras canciones.

¿Cómo os fue en el Cuervarrozk?

La verdad es que fue uno de los mejores conciertos que hemos dado. Fallos y errores como en todos, como es normal en el directo, pero nos sentimos genial encima del escenario. El público, como siempre, ayudó a que fuera posible. Comenzamos con pocos espectadores, pero conforme íbamos tocando la gente iba llegando al recinto. Y en cuanto al resto de grupos, Poncho k, Tenesse y Danza invisible, siempre es de agradecer para grupos como nosotros con menos nombre que nos acojan y se porten tan bien con nosotros. Fue un placer tocar con ellos en esta edición.

¿Qué más conciertos tenéis este verano?

En cuanto a las fechas futuras, tenemos algunas cosas por Cehegin, pendientes de hablar y cerrar. Por Murcia es algo que también estamos trabajando. Tenemos también algunas fechas aun por cerrar, y además, en breves queremos salir fuera de la región.

¿Cuáles son vuestros planes inmediatos?

Ahora mismo nuestros planes inmediatos es seguir trabajando, tanto en el local de ensayo como en el directo, y movernos para que cada vez más gente pueda escuchar nuestra música, que es el fin principal de nuestro trabajo.