JENNIFER FUENTES

Paco López Mengual es autor de La memoria del barro y El mapa de un crimen entre otras novelas; La mansión de los mutantes y Un paseo literario por las calles de Murcia, entre otros libros de relatos; y de la obra infantil ¿Te cuento un cuento? ―su única obra infantil―. Aunque también es editor en la editorial La Fea Burguesía y está presente en diversos medios de comunicación, como la radio o la prensa el periódico, él sigue considerándose solo mercero.

Entrevistadora: ¿Cuándo empezaste a escribir? ¿Por qué? ¿Siempre quisiste ser escritor?

Paco López Mengual: Hasta los cuarenta años cumplidos yo nunca había escrito. Es más, yo no era consciente de que era capaz de escribir un libro −–y ya tengo diez publicados−-. Siempre he sido lector, siempre me he alimentado de historias… y un día, me sorprendí a mí mismo sentado delante de un ordenador intentando narrar un relato.

Yo nunca soñé con ser escritor y nunca habría podido pensar que ahora mismo tú me estuvieses entrevistando por mi “carrera” literaria.

E: Cuéntanos cuál fue tu primer contacto con el mundo editorial y tu experiencia cuando intentabas publicar tu primera obra. ¿Cómo afrontas el proceso de edición ahora que ya tienes una trayectoria consolidada?

P.L.M.: Cuando escribí mi primera novela, La memoria del barro, tras leerla un grupo de amigos, me animaron a publicarla. La envié a unas cuantas editoriales pero ni siquiera me respondieron. Pasado un tiempo y, pensado que se iba a quedar para siempre en un cajón, decidí auto publicarla. Bendita la hora en que lo hice. Aquella historia gustó y me dio alas para emprender otros proyectos literarios… Si no hubiese tomado esa decisión, es posible que hoy no escribiera.

E: Eres mercero, escritor y, a la vez, editor. ¿Es la escritura para ti otro trabajo? ¿Cómo compaginas ambas facetas?

P.L.M.: Tengo muy claro que soy mercero. Es vendiendo hilos y botones como pago la hipoteca de mi casa. La literatura en todas sus variantes −–escribir, editar, leer, promocionar…−- es una pasión que mantengo, pero no una profesión. A esta pasión le dedico el tiempo libre y, lo reconozco, algunos días parte de las horas laborales. Pero no soy escritor de profesión…

E: ¿Cuáles son tus principales modelos y referencias? ¿Clásicos o contemporáneos?

P.L.M.: Leo fundamentalmente autores contemporáneos y la mayoría de ellos escritores en español. Pero los buenos escritores actuales están empapados de otros anteriores a ellos. La buena literatura siempre guarda la esencia de los clásicos.

E: Eres un autor de lo más prolífico, que ha escrito todo tipo de obras narrativas. ¿Qué es lo que más te gusta escribir?

P.L.M.: He escrito novela, relato, cuento infantil, libros de viajes, artículos periodísticos… y también he recogido en volúmenes viejas historias y leyendas. No he escrito nunca poesía ni teatro, aunque algunas de mis obras han sido representadas en un escenario y, también, se han hecho guiones de cine con ellas. La verdad es que me siento cómodo en todos los géneros literarios, aunque últimamente me atraen mucho las historias reales, la no ficción bien narrada.

E: Cuéntanos tu experiencia como autor de cuentos infantiles. ¿Cómo enfocas la creación destinada a los “pequeños” lectores?

P.L.M.: Es un público difícil. No disimulan cuando una lectura les aburre o un espectáculo resulta ñoño. Que un autor como yo de 54 años conecte con niños de 8 a 12 requiere emplearse a fondo. Ahora, después de unos meses, de haber conocido el parecer de cientos de niños que han leído ¿Te cuento un cuento?, sé que he conseguido atraer su atención e interés lector. Ahora sé que las historias que a mí me gustaban con sus edades siguen gustando: gigantes, magia, viajes en el tiempo, árboles malditos…. Hay temas universales e intemporales.

E: Desde 2014 formas parte del proyecto editorial de La Fea Burguesía ¿En qué consiste exactamente el trabajo de un editor? ¿Es como lo pintan en las películas y en las series de televisión?

P.L.M.: La Fea Burguesía es un proyecto muy modesto. Intentamos poner nuestro granito de arena para hacer visible el gran ajetreo literario que se vive en nuestra Región de Murcia en los últimos años: un boom sin precedentes. Soy socio de ese proyecto, y mi labor consiste en seleccionar obras y en publicitarlas una vez publicadas, nada más…

E: Has colaborado en prensa y participado en medios de comunicación como la radio. ¿Es posible acercar la literatura a todos los públicos? ¿Qué estrategias se podrían utilizar? ¿Qué papel juegan las iniciativas públicas?

P.L.M.: Ahora mismo, la literatura está al alcance de todos y es la gente la que tiene que alargar la mano para tomarla. Hay muchos títulos entre los que un lector puede elegir a la hora de comprar; además de librerías físicas, hay mucha oferta online; hay biblioteca públicas en casi todas las ciudades; y los medios de comunicación se hacen eco de las nuevas publicaciones –sobre todo radio y prensa escrita−-. Pero los niveles de lectura, al menos en nuestra región, continúan siendo muy bajos. Es necesario acercar a los escritores a los centros de enseñanza ―algo que se hace muy poco―, y un mayor apoyo de las instituciones a la cultura que se hace aquí me parece unan medidas urgentes.

Pero soy poco optimista en el asunto. En la reciente remodelación del gobierno regional, Cultura ha desaparecido como Consejería y aparece colocada de cualquier modo en un nuevo departamento donde la estrella es Turismo;, de hecho, el nuevo consejero proviene de ese campo…

E: Hablemos del proceso creativo. ¿Qué objetivo buscas con tus obras? ¿A quién van dirigidas?

P.L.M.: Soy un contador de historias. No busco crear opinión, ni cambiar el mundo, ni despertar conciencias… Yo solo cuento historias, de la misma forma en que me gustaría que me las contaran a mi… Luego surge el milagro no pretendido de que muchos lectores también las disfrutan y las hacen suyas.

E: ¿Cómo ves la situación cultural en Murcia? ¿Existe un contacto asiduo entre los escritores y poetas de la región? ¿Qué labor desempeñan las revistas, los recitales, las antologías…?

P.L.M.: Se está viviendo un momento único en la Región de Murcia, con muchos autores escribiendo y publicando; siendo traducidos a otros idiomas; ganando importantes premios; o inspirando series de televisión. El contacto entre todos nosotros es continuo y el ambiente muy bueno. A nivel poético, los recitales son imprescindibles porque muchos jóvenes poetas se dan a conocer en ellos. Pese a todo, las revistas literarias y las antologías están muy poco asentadas en Murcia.

E: Los medios de comunicación se refieren continuamente a la falta de lectores, al elevado precio de los libros, a las descargas a través de Internet… ¿Cómo ves el futuro de la literatura? ¿Te consideras “apocalíptico” o “integrado”?

P.L.M.: Como lector, soy de libros de papel. Quizás me equivoque, pero creo que el e-book es una moda pasajera… Sinceramente, pienso que la literatura en papel va a seguir teniendo una larga vida por delante y que no decaerá mientras se sigan escribiendo buenas e interesantes historias. Es aquí donde está la clave: al lector se le atrae ofreciéndole buenas historias, un buen plan que sea mejor que el de pasar unas horas frente a la tele o el ordenador. Así que hay que emplearse a fondo.

E: Dinos qué tres consejos le darías a un joven escritor

P.L.M.: Los tres que un día me dio Alberto Vázquez Figueroa mientras compartía con él una cerveza: lee, lee y lee.