Entre flores, detalles y todo un mundo de oportunidades para ilusionar y regalar se encuentra la Floristeria ‘Flores Silvestres’ un espacio que pretende ir mucho más allá de arte floral y convertir la simpleza y belleza de las flores en todo un reto para seguir creciendo cada día.

Regentada por Isabel Marín, ‘Flores Silvestres’ se ha consolidado en el municipio de Caravaca de la Cruz como un espacio encantador en torno al mundo floral.

Con cerca de tres años de vida y una amplia experiencia internacional en el mundo del detalle, Isabel Marín valora muchísimo poder ir descubriendo aspectos nuevos en el mundo de la flor, sus combinaciones y, ante todo, el seguir ilusionando a todas aquellas personas que reciben un detalle salido de su establecimiento ubicado en la avenida Maruja Garrido s/n de Caravaca de la Cruz.

¿Cuánto tiempo lleva abierta al público la floristería ‘Flores Silvestres? 

Abrimos la tienda hace dos años y medio aproximadamente pero este será el tercer año que celebremos San Valentín, una de las fechas de calendario floral más importantes y con muchas ganas de poder servir a nuestros clientes en esta fecha tan señalada, además de animar a todos aquellos que no nos conozcan a pasar por la tienda y descubrir todo un mundo de detalles para regalar.

¿Cómo han sido las anteriores campañas de San Valentín?

San Valentín es siempre una fecha especial para todos los que nos dedicamos al mundo la flor.

Tenemos otras campañas a lo largo del año como el día de Todos los Santos, el Día de la Madre o momentos del año concretos como la temporada de bodas o de comuniones que son realmente lo que nos impulsa a seguir creciendo.

Tenemos un concepto de la flor muy marcado a días señalado y a ello se debe a que en este negocio el día a día sea más flojito y dependamos de esas grandes campañas. Aunque también es en esos descansos cuando seguimos innovando y aprendiendo sobre el mundo de la flor y todas sus posibilidades.

Tu formación no ha sido sólo en España, has tenido la oportunidad de trabajar en otros países, ¿cómo se trata la floristeria en otros lugares?

Aquí en España he podido trabajar en Barcelona donde realmente se venden muchas flores, pero sí he aprendido muchísimo de mi paso por Alemania. Es una cultura totalmente distinta y siempre hay una flor para cualquier momento, para cualquier situación y es algo que me apasiona de este mundo, ver como se puede unir el arte floral a cualquier momento de la vida.

En Alemania la flor es imprescindible, es un complemento del regalo. En el día de la Mujer allí todos regalan flores, es otra cultura. La decoración es otra forma de ver la flor. Llama la atención cómo la flor es un complemento para regalar en todo. Está en un supermercado como nostros aquí la fruta, incluso, en el norte de Alemania todos los balcones tienen flores.

Aquí, el clima nos impide llevar ese modelo pero sí tenemos otro tipo de flores que nos permite embellecer pero sin tener que cuidarlas constantemente.

Tus clientes, ¿se dejan asesorar?

Sí, la verdad es que la gente es muy receptiva a la hora de mostrarles lo que les puedes ofrecer. Siempre tienes que tener nuevas ideas porque hay gente muy exigente y también cosas hechas para poder mostrarlas.

Con el mundo de la floristeria no sólo hay que innovar sino ser también muy creativa porque no puedes ofrecer siempre lo mismo. La gente se cansa de ver las mismas cosas y por ello tienes que tener detalles diferentes para regalar.

¿Qué se puede encontrar el la floristeria estos días?

Intento cubrir la demanda de todos los clientes. Para estos días pueden encontrar arreglos con plantas, plantas variadas de interior, orquídeas, plantas tropicales que aguantan muy bien dentro de casa y tienen un mantenimiento fácil, bonsais y ya flores de cualquier tipo.

Aunque en San Valentín, la reina sigue siendo la rosa en cualquiera de los formatos que se presente. El año pasado gustó mucho la rosa eterna que es una rosa que va dentro de una urna, tipo la de la película de la Bella y la Bestia y también está gustando mucho la rosa tratada que es una rosa natural y que, a través de un tratamiento químico hace que la rosa parezca de tela y perdura mucho.

Es una rosa muy bella porque no deja de ser una rosa natural tratada y es un gran detalle para regalar con el añadido que podrá mantenerse durante un tiempo muy largo.

¿Cómo son los precios para esta fecha tan señalada?

El precio de la flores sube muchísimo durante la campaña de San Valentín, pero nosotros intentamos tener detalles adaptados a cualquier necesidad.

La rosa sigue siendo la flor más cara en esta fecha porque también hay que tener en cuenta que la demanda es muy grande porque es una festividad a nivel mundial.

En ‘Flores Silvestres’ queremos que todo el mundo reciba su detalle por San Valentín y por eso ponemos muchas facilidades a nuestros clientes. Hacemos servicio a domicilio, lo llevamos a casa, al trabajo o donde quiera el cliente.

¿Qué les diferencia?

No todo el mundo puede dedicarse al mundo de las flores. Es un arte que está en constante evolución y cambio. Con técnicas distintas y con novedades distintas. La técnica parece fácil pero una vez que empiezas a montar un ramo tienes que tener una técnica detrás que te vaya guiando a través del ramo.

Hay que conocer las texturas, el color, la armonía, las proporciones, la botánica… no cualquiera puede ponerse a montar un ramo, tienes que tener unos conocimientos además de creatividad y sentimiento a la hora de hacer lo que hace.

Además del mundo de la flor también me gusta el mundo de la pintura y hago algunas cosas en acuarela y utilizando otras técnicas digitales. Me aporta muchísimo a la hora de trabajar el mundo de las flores.

La sociedad actual, ¿es detallista?

Generalmente sí y, San Valentín siempre es una buena fecha para vender. Los hombres son muy detallistas y generalmente hacen sus encargos con bastante antelación. Ellos se acercan a la tienda con una idea más o menos clara y lo encargan con tiempo.

Ahora están mirando cosas que les gustan y lo van apartando para llevárselo el día concreto.