CARLOS MARTÍNEZ SOLER

Las festividades navideñas traen consigo no solo vacaciones, reuniones familiares, regalos y grandes comilonas, sino que también coinciden con el estreno de una gran cantidad de series. Una de ellas ha sido la obra de Netflix El vecino, relato de superhéroes, han oído bien, he dicho superhéroes, protagonizado por Quim Gutiérrez y Clara Lago.

Para poner las cartas sobre la mesa desde el principio, les diré que aquí no esperen ver grandes secuencias de acción y a un grupo de enmascarados dando caza al malvado de turno cuyo único fin es acabar con la humanidad. Si esperan eso, ya les digo de antemano que ésta no es su serie, aquí no estamos ante una película de Marvel. En El vecino todo es más de andar por casa, de barrio y, como no podía ser de otro modo, para articular su historia, se ha recurrido a uno de los géneros que más éxitos ha traído a nuestra cinematografía: la comedia.

Si tengo que poner un pero a esta serie, tal vez sea la falta de un motor, un objetivo claro que dé forma a su primera temporada. Todo parece un preludio de lo que posiblemente veremos en futuras temporadas, lo cual hace que el conjunto desluzca un poco. Más allá de esto, que me parece un mal menor, El vecino se mueve como pez en el agua en esa representación de un barrio madrileño, donde está el bar de toda la vida, donde han empezado a surgir de forma incipiente uno de los grandes males de nuestra sociedad, las casas de apuestas, y donde existen un enorme grupo de personas que se buscan la vida para salir adelante. Uno de ellos es Javi, nuestro protagonista, un joven camarero, que tiene como meta diseñar camisetas con mensajes graciosos, y al que casualidades de la vida, se le otorga el don de proteger a la humanidad. Para dar vida a este personaje, quién mejor que Quim Gutiérrez, un actor en auténtico estado de gracia, al que la comedia le viene como anillo al dedo, y al que acompaña de manera deslumbrante, un recién llegado a esto del audiovisual, el actor Adrián Pino, que aquí encarna a su mejor amigo y mentor, guiando a Javi en su búsqueda por encontrar el camino del héroe.

El vecino, como su nombre indica, es una serie cercana, humilde, cuyo único propósito es velar por sacarnos una sonrisa.