Ya en la calle el nº 1039

Tres jóvenes muleñas idean una APP que une mundo rural, urbano y agricultura

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Añade aquí tu texto de cabecera

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

MICAELA FERNÁNDEZ

María, Lucía y Naiara son tres jóvenes muleñas estudiantes del IES Ortega y Rubio que han participado en la final nacional del concurso AudiCreativity Challenge celebrado hace unos días en Madrid con el proyecto Tecnoaddicts-Growing a Life.

El proyecto que presentaban trata de conectar a personas del mundo rural y del mundo urbano a través de una aplicación, Growing a Life. El proyecto pretende que los potenciales clientes alquilen una parcela de terreno para ellos solos y contacten con un agricultor adherido a la aplicación para que plante y cultive aquella producción que estos demanden.

A través de la aplicación no sólo se podrán alquilar las parcelas y elegir lo que se quiere cultivar, sino que también se podrá visualizar y hacer un seguimiento de su cultivo en tiempo real a través de una cámara que lo transmitirá a la aplicación para que el cliente controle cómo está desarrollándose ese cultivo.

Además, también podrán recibir asesoramiento por parte del agricultor que está cultivando en su parcela estableciendo el mejor momento del año para cultivar un producto u otro.

Y esta es la aplicación diseñada por estas jóvenes pero que finalmente no pasó a la fase nacional para optar a la fase internacional.

Hablamos con María, Lucía y Naiara sobre su experiencia presentando este proyecto junto con jóvenes estudiantes de todo el país.

¿En qué consistía el proyecto que presentasteis?

El trabajo estaba enmarcado en la asignatura de Fundamentos de Administración de Empresa y consistía en la puesta en marcha de una aplicación donde alquilar una parcela propia y pedir a un agricultor que cultive lo que tu quieras y te haga llegar a casa tus cultivos ecológicos.

¿Cómo surgió?

La idea la teníamos clara pero no fue hasta que finalizamos los estudios de Bachiller cuando pudimos centrarnos en el proyecto. La idea era poder llevarlo hasta Silicon Valley.

Las pautas fueron: campo de cultivo, una idea y una aplicación, esa fue la propuesta que tuvimos que desarrollar y creemos que el resultado fue muy bueno por el aspecto social que tenía, de conexión entre lo rural y lo urbano y la ecología así como el trabajo sostenible.

¿Cómo fue la presentación en Madrid?

Al principio costó mucho, porque todos los grupos presentábamos juntos sin público y no logramos el resultado que queríamos, quizá los nervios nos jugaron una mala pasada, y una vez pasamos esa fase lo disfrutamos más.

Nos pusimos muy nerviosas pero gracias a Juan y Esteban, que nos ayudaron mucho, pudimos tener más confianza y explicarlo como el proyecto merecía. Teníamos las ideas claras y el proyecto era bueno y al final lo defendimos y disfrutamos aunque no pasáramos de fase.

¿Qué diferencias encontrasteis entre vuestro trabajo y el del resto de candidatos?

Vimos que habían muchas propuestas tecnológicas y nosotras centramos el nuestro en un aspecto más social, de fomentar el trabajo, conectar las relaciones entre diferentes ámbitos -en este caso el urbano y el rural- y quizá menos en la tecnología.

¿Cualquier empresa puede llegar y adquirir vuestro proyecto?

Sí, pero tendríamos que emprenderlo. Silicon Valley era una ayuda para poder desarrollar el proyecto, pero la idea sigue ahí. Hemos llegado hasta aquí porque no tenemos los medios para poder desarrollarlo pero si nos ofrecieran ponerlo en marcha estaríamos dispuestas.

¿Qué os lleváis de todo esto?

La experiencia ante todo. Gracias al proyecto hemos podido vivir nuevas experiencias, relacionarnos con otras personas, crear nuevos lazos con las compañeras ya que, en este caso, ninguna de las tres habíamos tenido una relación tan estrecha juntas. Y también fomentar nuestra creatividad que creemos que nos servirá para próximas experiencias.

¿Qué haréis el próximo curso?

María se decantará por un Módulo de Informática, Lucía por un Módulo de Rayos y Naiara volverá a cursar segundo de Bachillerato.

¡Suscríbete!

Recibe cada viernes las noticias más destacadas de la semana

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Pocket
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.