En la última jornada de la LVIII edición del Festival Internacional del Cante de las Minas el trovo se alzó como protagonista indiscutible de la mañana y la tarde.

Hacía 30 años que no se realizaba un concurso de trovos. Por ello, la Fundación Cante de las Minas quiso volver a integrarlo en su programación con el fin de perpetuar el trovo como el gran arte que es. Durante la mañana tuvo lugar la semifinal del I Certamen de Trovos “Pascual García  Mateos”. De ocho participantes se clasificaron para la final de la tarde cuatro: Juan Santos Contreras “El Baranda”, Andrés Marchál Rosillo “Marchál”, Iván López Navarro “El de la Escucha” y Emilio del Carmelo Tomás Loba “Emilio de Patiño”.

La jornada vespertina comenzó a las 20:00 horas con la final del I Certamen de Trovos “Pascual García Mateos”. En este evento contamos con la grata presencia de “El Tío Juan Rita”, emblemático icono del trovo en la Región de Murcia. Tras realizar varias controversias entre los cuatro clasificados se alzó con el galardón “Ángel Cegarra, Conejo II” el trovero Iván López Navarro “El de la Escucha”.

Una vez finalizada la velada trovera, la Fundación Cante de las Minas premió con el galardón “Pencho Cros al Mecenazgo” al Grupo Fuertes. Tomás Fuertes recibió el premio de manos del Alcalde y Presidente Ejecutivo de la Fundación Cante de las Minas, Pedro López Milán, que agradeció su inestimable colaboración por contribuir a que festivales como este se realicen año tras año.

Para finalizar la jornada, el Alcalde y Presidente Ejecutivo de la Fundación Cante de las Minas entregó el galardón “Trovero  Marín” a la Escuela de Trovos de La Unión por ser baluarte de la tradición trovera. Recogió el premio el Presidente de la Asociación Mesa-Café, Federico García Marín.

Según Pedro López Milán “la apuesta de la Fundación Cante de las Minas es recuperar el valor del trovo y continuar con este concurso y con la tradición trovera de La Unión y de la Región de Murcia”.