E. SOLER

Trapío III, el caballo de la Peña Mel-Azules, se coronaba como el rey del Hoyo en el Concurso Morfológico de 2017.

Se trata de un pura sangre español de 6 años con carácter noble y que se encuentra en las cuadras de los Hermanos Melero de Caravaca. En segundo lugar quedó la peña Zuagir con su caballo Faro X y el tercer puesto fue para la peña Chirinos con su equino Hércules.

Un río humano llenó las principales arterias de la ciudad, que conducen hasta la mítica plaza del Hoyo.

El cortejo lo encabezaban las Amazonas del Bando, María Marín y Andrea López.

Tras el concurso se desvelaba el secreto mejor guardado, las 60 penas abrían sus exposiciones en distintos locales de la ciudad para mostrar el trabajo de todo un año, los mantos que lucieron los Caballos del Vino, verdaderas obras de arte de seda y oro de un festejo único en el mundo.