AYUNTAMIENTO DE BULLAS

Un año más, el Ayuntamiento de Bullas, en colaboración con la Asociación Ruta del Vino de Bullas, realiza trabajos de excavación e investigación arqueológica en la Villa romana de Los Cantos del 5 al 8 de agosto, con el respaldo del Servicio Regional de Patrimonio de la Comunidad Autónoma de Murcia y la Universidad de Murcia.

Junto a la realización del Curso de Arqueología de Campo que organiza el Centro de Estudios del Mundo Antiguo (CEPOAT) de la Universidad de Murcia, se ofrece también la posibilidad de participar como voluntario/a en la campaña de excavación a todos los interesados en colaborar rescatando el pasado histórico de este importante enclave arqueológico.

Para participar como voluntario/a es necesario registrarse en el programa de voluntariado de la Universidad de Murcia. El plazo para cursar la inscripción es hasta el 23 de julio. Las plazas disponibles se irán reservando por riguroso orden de inscripción (20 plazas máximo). Los interesados menores de 18 años deben aportar autorización paterna. Igualmente, los voluntarios que colaboran en la excavación cuentan con diploma de participación y seguro.

Este año además,  los trabajos de excavación e investigación en el yacimiento de Los Cantos podrán alargarse hasta septiembre, en virtud de la subvención concedida recientemente por la Dirección General de Bienes Culturales para intervenir en el patrimonio arqueológico de la región de Murcia. El proyecto concedido lleva por título ‘Estudio Arqueológico y de investigación de las fases constructivas y ámbitos de la Villa Romana de Los Cantos (Bullas)’ y pretende estudiar en profundidad la relación existente entre las diferentes partes de la villa, entre ellas la zona residencial principal (domus), áreas de trabajo y producción, fases constructivas de las termas, etc.

Sobre la Villa Romana de Los Cantos

La Villa romana de Los Cantos está declarada Bien de Interés Cultural (BIC) desde 2015 dada la importancia del enclave como uno de los principales asentamientos rurales en época romana en nuestra Región.

Se trata de una explotación agropecuaria muy característica del modelo de colonización del territorio que se desarrolló durante el periodo romano en zonas rurales. Se articula en varios núcleos, entre los que destaca: la pars urbana, donde quedaría ubicada la domus, residencia estacional del propietario, el complejo termal y la pars frumentaria, o sector industrial, dedicado a la manufactura y almacenamiento de la producción agrícola y ganadera.

La villa debió contar con viviendas para los esclavos, o pars rustica, y probablemente una zona ajardinada u hortus. El periodo cronológico del  yacimiento se extiende desde el siglo II a.C. hasta el V d.C., lo que ha provocado una superposición y reaprovechamiento de diferentes estructuras. Es reseñable el conjunto arquitectónico que presenta una unidad constructiva mejor definida, y actualmente puesta en valor, y que puede fecharse en torno al siglo II d.C.