GLORIA LÓPEZ CORBALÁN

Quién iba a pensar que la hermosa hija del Conde Cabarrus nacida el 31 de julio de 1737 en Carabanchel seria una de las más bellas jovencitas de su tiempo y uno de los personajes femeninos que más influyó en los acontecimientos que acabaron con el terror en la Revolución francesa.

Teresa Cabarrús (que nació burguesa, se hizo revolucionaria y murió siendo princesa) había nacido para ser querida y admirada, y desde muy jovencita utilizaba todo su atractivo para conseguir sus fines. Su padre, consciente de ello, y para alejarla de la desgracia que veía venir, la casa, sin cumplir aun los 15 años con el Marques de Fontenay, vicioso, jugador y mujeriego, que se dedicaba a llevar a casa sus amantes, no precisamente de visita. En el Paris revolucionario Teresa pronto se apasionó con estas nuevas tendencias políticas y sociales, pero no así su aristócrata marido. Ella triunfa, convirtiéndose en la reina del París prerrevolucionario. Muy pronto sus fiestas se hicieron famosas y en su casa se reunían los personajes más importantes del momento: Lafayette, Lameth, Mirabeau. Al poco tiempo comienza el distanciamiento entre los esposos y deciden separarse. Teresa se establece en Burdeos, donde la vida quiso que se reencontrara allí con un antiguo contertuliano de aquellos días felices de reuniones en sus salones de París, Tallien, joven sanguinario que se dedica a trasladar el terror parisino a la ciudad de Burdeos. Teresa queda horrorizada con lo que le cuentan. Tallien queda prendado de la belleza de esta mujer que le recrimina sus crímenes y consigue arrancar víctimas al verdugo llevada por su buen corazón y nobles sentimientos. Tallien, empujado por el amor hacia Teresa, cesa en la misión horrible que se le había confiado. Disminuyeron las detenciones por lo que es llamado a París para defenderse de las acusaciones formuladas por Robespierre.

Mientras Teresa el detenida y encarcelada. Ante la crítica situación de su amada, Tallien adelantó el golpe contra el dictador. El golpe de Thermidor había triunfado, Robespierre seria conducido a la guillotina. Francia quedaba libre del tirano. Teresa y Tallien se casaron por lo civil en París. Ella deseaba para su marido un lugar destacado en la política e intentará ayudarle. Sin embargo, Tallien no sabrá o no podrá responder a las aspiraciones de Teresa. La armonía matrimonial se rompe, tienen hijos, pero Teresa es joven y de moral distraída, y en la ausencia del esposo, se convierte en la amante de Barras y luego en la del financiero más rico de la época, el señor Ouvrad. Tallien no puede tolerar tanta infidelidad y solicita el divorcio.

Tallien pasa a ser solo un recuerdo en la vida de Teresa.

Con 32 años vuelve a estar soltera, su belleza se ha vuelto serena y su fama como salvadora y adalid de los más desgraciados la hacen muy popular en toda Francia. En esos días conoce al Conde de Caraman, también banquero, después príncipe de Chimay, quien se enamoró perdidamente de ella, casándose al poco tiempo, en 1805. El nuevo matrimonio es feliz. El príncipe de Chimay consigue hacer amable la vida del hogar, aceptando con cariño a los cuatro hijos de Teresa, y esta se convierte en una esposa ejemplar. Ella, que había brillado esplendorosamente en el París prerrevolucionario y en la época del Directorio, se instalará ahora en Chimay cumpliendo con dignidad su papel de esposa y madre. Ya no es la jovencita alocada que desea alcanzar la gloria y el poder, solo queda inalterable su generosidad Treinta años después, al cumplir los sesenta y dos, moría en el Palacio de Chimay, rodeada de sus seres queridos.