Antonio José Espín, miembro de la Ejecutiva regional del PSRM y teniente alcalde de Bullas en la legislatura que acaba, ha sido elegido por Diego Conesa como número 5 de la lista que encabeza para optar a la presidencia de la Región de Murcia.

Tras la eliminación de las circunscripciones por comarcas, es el único candidato de Noroeste y Río Mula que cuenta con posibilidades reales de ser diputado en la próxima legislatura.

– ¿En qué estado se encuentra la Región de Murcia a día de hoy?

Después de 24 años de gobierno del Partido Popular, muchos de ellos con mayoría absoluta en la Asamblea Regional, nuestra Región abandera índices negativos en muchas áreas que afectan directamente al modelo de sociedad y a la calidad de vida de quienes la conformamos. Somos una de las regiones europeas  con mayores tasas de desigualdad y exclusión social, lo cual significa que hay alrededor de 95.000 familias en riesgo de pobreza severa. Acumulamos una altísima tasa de personas desempleadas (más del 15% de la población activa) y, algo muy grave, un alto porcentaje de trabajadores pobres, cuyos salarios nos les permiten cubrir con holgura sus necesidades básicas. Además, los murcianos y murcianas tenemos un salario medio 220 euros inferior a la media española, diferencia que sigue aumentando año tras año, y unas pensiones cuya media es alrededor de los 118 euros más baja que la media nacional (las terceras más bajas). Nuestra Región es la que menos creció en riqueza en el año 2018. Igualmente, tenemos la segunda tasa de abandono escolar temprano más alta del país y uno de cada cuatro jóvenes fracasan con nuestro sistema educativo. A esto hay que añadirle la infrafinanciación del sistema murciano de salud, cuya consecuencia, además del riesgo para nuestra salud, son los más de 75 días de media que tenemos que esperar para ser atendidos por los especialistas sanitarios.

Nos encontramos, igualmente, con una Región sin oportunidades para nuestros jóvenes, que no actúa contra la despoblación de nuestras zonas rurales, que no garantiza los servicios en nuestras pedanías, que no apuesta por un modelo sostenible de crecimiento industrial y que no reparte los recursos que tienen entre los ciudadanos y ciudadanas de los distintos municipios que la integran con criterios objetivos y claros.

Pero si todo esto no fuera suficiente para hacernos una idea global de la situación a la que ha llevado el Partido Popular a nuestra Región, basta con señalar la descomunal deuda que ha ido acumulando en los últimos años, pasando de 755 millones de euros en 2008 a 9.232 millones de euros en 2018, dejando así una Región absolutamente arruinada.

– ¿Qué demandas de las comarcas del Noroeste y Río Mula llevará a la Asamblea?

Nuestras comarcas necesitan políticos entregados que se dejen la piel para garantizar su progreso y un trato justo desde la administración regional, algo que hasta la fecha no ha garantizado el Partido Popular. Tengo la enorme responsabilidad de ser el altavoz de nuestros gobiernos locales en la Asamblea Regional y estoy convencido de que, junto a nuestros alcaldes y alcaldesas, conseguiremos que, de una vez por todas, nuestras comarcas tengan el peso que merecen en las políticas regionales. Estaré siempre atento a las demandas de nuestros ayuntamientos y de nuestros vecinos y vecinas, para ser su digno representante en la cámara regional, tarea que desarrollaré con mucho orgullo y con la vista siempre puesta en el desarrollo integral de nuestra tierra. Es urgente conseguir una Ley de Financiación Local que garantice el justo reparto de nuestros recursos, trabajar contra la despoblación de nuestros pequeños pueblos y pedanías, desarrollar nuestros polígonos industriales, para que puedan convertirse en sede de industrias y grandes empresas que generen empleo, así como mejorar nuestras infraestructuras y recursos turísticos, para dar valor al enorme potencial turístico de interior que tenemos. El arreglo de caminos rurales y la mejora de nuestras carreteras y vías de comunicación debe ser también una prioridad, para garantizar la cohesión de nuestro territorio. Necesitamos que la Comunidad Autónoma asuma sus plenas responsabilidades y descargue a los ayuntamientos del enorme peso de las competencias impropias que asumimos y pagamos, restando recursos para cubrir otras necesidades de nuestros pueblos. En definitiva, trabajaré codo con codo con nuestros alcaldes y alcaldesas para que nuestras comarcas tengan, de una vez por todas, la atención que merecen.

– Las encuestas pronostican una Asamblea Regional fragmentada, ¿qué cree que está pidiéndole la ciudadanía a sus políticos?

En primer lugar, creo que la ciudadanía está pidiendo cambio. Ya lo pudimos comprobar en las pasadas elecciones generales del 28 de abril, donde los españoles y españolas dijimos NO a las políticas de la derecha, dándonos a todos la oportunidad de conformar un gobierno que ponga el foco de su acción en las personas, con especial atención a aquellas que más lo necesitan.

Igualmente, está claro que desde hace unos años todos dimos por muerto el bipartidismo y dimos la bienvenida a la era de los pactos y de los gobiernos de coalición. Esto supone que debemos hablar y debatir más, llegar a acuerdos y consensos, dando una mayor cabida a la participación ciudadana y siendo absolutamente transparentes en nuestra gestión. Esta era, además, necesita de políticos comprometidos, dispuestos a trabajar por bien común, por encima de intereses partidistas y supone una maduración democrática de todos y todas que creo supondrá, además, un avance de nuestro sistema político y social.

– ¿Qué le han aportado estos años de política municipal que pueda trasladar a la Asamblea Regional?

A lo largo de estos ocho años como concejal he aprendido muchas cosas, pero la más importante es que, por encima de todo, está el interés común y el progreso de nuestra sociedad. Para ello hay que tener los pies en la tierra, estar en continuo contacto con la gente para la que trabajas y tener una enorme vocación de servicio público. Estoy convencido de que la política regional necesita aprender mucho de la política local, pues esta es la más cercana a los vecinos y vecinas, la más comprometida y la más ingrata, en muchos casos. En el gobierno de nuestros pueblos miramos con lupa cada euro de los que gastamos, intentamos que las inversiones lleguen al mayor número de vecinos y vecinas posible y no dejamos a nadie atrás, pues vivimos en nuestras carnes los problemas de la gente, los hacemos nuestros. Esa humanización de la política debe trasladarse también a la Asamblea Regional y a otras instituciones políticas y creo que esto solo es posible si tenemos una visión municipalista de la política autonómica y si las personas que la ejercen han trabajado en ella. Esa será mi principal aportación al grupo que ha conformado Diego Conesa, además de una lucha incansable por el desarrollo integral de nuestras comarcas, el Noroeste y el Río Mula, quizás las más olvidadas por el Partido Popular de cuantas hay en nuestra Región.

– ¿Por qué los murcianos deberían confiar en el PSOE en estas elecciones, tanto en la Región como en Bullas?

Creo con firmeza que el Partido Socialista es la única alternativa de gobierno seria, fiable y con garantías en nuestra Región. Después de más de dos décadas de gobierno del Partido Popular nos encontramos con una Región absolutamente desencantada con la política y con un gobierno falto de ilusión y de proyecto. Esto contrasta con el potencial de nuestro candidato, Diego Conesa, que ha sabido ilusionar a quienes siempre hemos confiado en el PSOE y a quienes no siempre les hemos simpatizado. Diego es una persona cercana, que tiene muy presente su experiencia como alcalde de Alhama de Murcia y que conoce al milímetro la realidad de esta Región, la cual ha pateado de cabo a rabo sin dejar ni un solo día de escuchar a la gente que la habita. Conoce los problemas de los ciudadanos y ciudadanas, sus inquietudes, sus miedos y sus deseos y ha sido capaz de tenerlos todos en cuenta para generar un proyecto global de Región en el que nadie se sienta excluido. Ese proyecto ha sido elaborado durante mucho tiempo, con el consejo de expertos y con un equipo suprapreparado para hacer frente a los retos que tiene nuestra Comunidad Autónoma. Además, su etapa como Delegado del Gobierno de España avala su enorme compromiso y su capacidad de gestión, algo tan necesario en estos días y en esta tierra. Confío plenamente en él y estoy convencido de que será un magnífico presidente de la Comunidad Autónoma, por eso he decidido apoyarlo aceptando su invitación para formar parte de su equipo.

Y en Bullas, la mayor muestra de compromiso con nuestros vecinos y vecinas es la gestión que hemos llevado a cabo estos cuatro años, en los que hemos trabajado solo y exclusivamente por y para ellos y ellas. Hemos solucionado problemas históricos, hemos impulsado el desarrollo integral de nuestro pueblo y hemos acercado el gobierno a la gente, haciéndoles partícipes de él y evitando conflictos insustanciales. Creo de corazón que Bullas no podría tener mejor alcaldesa y que Lola reúne todas las condiciones para seguir siéndolo.

– ¿Cómo definiría estos cuatro años de Gobierno en Bullas?

Estos cuatro años Bullas ha disfrutado de la tranquilidad política que merece un pueblo trabajador como el nuestro. Hemos conseguido, no con pocos esfuerzos, que nuestros vecinos y vecinas sientan el calor y la cercanía de su gobierno local, sin que la política se convierta en centro de disputas y en ejemplo de malas formas. A través del diálogo y el consenso hemos conseguido avanzar todos juntos, con el apoyo de otras formaciones políticas y con el respaldo de la ciudadanía, haciendo las cosas de forma distinta a lo que estábamos acostumbrados. Hemos puesto en el vértice de nuestras políticas a las personas, trabajando por su dignidad y por la igualdad real de todos y todas. Hemos mejorado infraestructuras, trabajando por la accesibilidad y la modernización de nuestros servicios. Hemos puesto en valor nuestra cultura, mejorando nuestros servicios turísticos y medioambientales, trabajando por un modelo sostenible de sociedad y abriendo el gobierno a la participación ciudadana en todas sus áreas. Reduciendo la deuda municipal y con escasos recursos, hemos actuado en prácticamente todos los rincones de nuestro pueblo, mejorando así la calidad de vida de nuestros vecinos y vecinas. Y lo hemos hecho, ante todo, con honestidad y lealtad a los bulleros y bulleras, como deben hacerse las cosas. Estoy realmente orgulloso del trabajo que hemos llevado a cabo en esta legislatura y estoy convencido de que contaremos con la confianza de nuestros vecinos y vecinas para seguir haciendo más y mejor por Bullas.