La pasada semaa continuaron los actos en Moratalla para conmemorar el Día de la Mujer con un teatro feminista a cargo de Rebeca González, Laura Libertad y Pablo Vidal. ”La pretensión fue trasladar la idea de que se nos ha hecho creer que hay un espejismo sobre la igualdad”, explica Rebeca: “y lo fuimos desmontantando mediante escenas cotidianas de la vida diaria de las mujeres, como puede ser una comida familiar en la que el hombre no realiza tareas domésticas, una entrevista de trabajo en que se desprecia a la mujer por ser madre, un duelo donde el hombre llora y se ríen de él y critican a la mujer por no llorar y ser delicada…”.
Teatro que, a la vez que concienciaba, entretenía.

La pasada semaa continuaron los actos en Moratalla para conmemorar el Día de la Mujer con un teatro feminista a cargo de Rebeca González, Laura Libertad y Pablo Vidal. ”La pretensión fue trasladar la idea de que se nos ha hecho creer que hay un espejismo sobre la igualdad”, explica Rebeca: “y lo fuimos desmontantando mediante escenas cotidianas de la vida diaria de las mujeres, como puede ser una comida familiar en la que el hombre no realiza tareas domésticas, una entrevista de trabajo en que se desprecia a la mujer por ser madre, un duelo donde el hombre llora y se ríen de él y critican a la mujer por no llorar y ser delicada…”.
Teatro que, a la vez que concienciaba, entretenía.

Mujeres Obreras
El pasado 11 de marzo tuvo lugar en el Teatro Trieta de Moratalla el acto “Mujeres Obreras”.
Un encuentro para conmemorar el día Internacional de la Mujer, reivindicar la igualdad real y visibilizar y hacer un reconocimiento a mujeres moratalleras que rompen esterotipos por la profesión que desempeñan.
Al acto acudieron mujeres que ejercen profesiones tradicionalmente ocupadas por hombres, tales como apicultora, taxista, bombera forestal, ingeniera en telecomunicaciones, pedáneas, alcaldesa… Con sus testimonios se corroboran las dificultades que se encuentran a la hora de acceder al mercado de trabajo por ser mujer, además de sufrir una doble discriminación por la edad o por ser inmigrante.
Los testimonios de Juani (Apicultora), María (Taxista), Mayca (Bombera – Forestal), Elena (Ingeniera en Telecomunicaciones), Esperanza y Presen (Pedáneas de Sabinar y San Juan) y Candi (Alcaldesa de Moratalla) son totalmente reveladores, a la vez que son un grito hacia la libertad y la igualdad de oportunidades.
Como dijo Elena, una de las mujeres que contó su experiencia, “hay que legislar y hacer políticas reales. Somos maravillosas pero no tenemos superpoderes”.