Mariola Cánovas

Presidenta de TEAYUDA.

El curso escolar está terminando y con él un sinfín de actividades, de proyectos, de aprendizajes, de compartir con los demás nuestros nuevos conocimientos e impresiones. Atrás quedan nuestras noches de estudio, de insomnio, de incertidumbre por el examen que se avecina. Ha sido un año de trabajo y esfuerzo, que ahora se ve recompensado con los resultados de la evaluación.

En nuestra asociación TEAYUDA ha pasado algo parecido, ha sido un año de trabajo, de reuniones, de asambleas, de poner sobre la mesa la cantidad de ideas y proyectos para poder avanzar en mejorar la calidad de vida de nuestros hijos y de nuestras familias.

De todas las actividades que hemos realizado, dígase : talleres de HHSS, ponencias dentro de nuestra Escuela de Padres, celebración del día del autismo, mesas informativas y manifiesto, talleres de relajación para padres dentro del programa del Servicio Murciano de Salud, talleres de HHSS a través del Equipo Específico de Autismo de la Consejería de Educación de Murcia para niños/as y adolescentes con TEA no pertenecientes a nuestra asociación, entrevistas en radio y televisión comarcal para difundir el conocimiento del autismo, campamento de verano para nuestros hijos/as con TEA (se realizarán del 7 al 14 de julio), diversas reuniones en Murcia en la federación de autismo de Murcia (FAUM), asistir a la Gala Rotary en Murcia, donde lo recogido iría para la federación y donde se visibilizó el autismo a nivel regional y talleres para prevenir el acoso sexual en personas con discapacidad a través del CERMI, de toda esta gran labor, durante todo este año, me voy a centrar en la última ponencia que tuvo lugar en Calasparra y que fue realizada por Encarnación Rodríguez Mondéjar, técnica de ASTRADE.

Nosotros en la asociación a principios del curso escolar siempre pensamos una serie de temas donde tenemos dudas y poca información sobre el TEA, de forma que planteamos una relación de preguntas que en nuestro día a día nos preocupan y la mayoría de las veces no sabemos cómo manejar y resolver de forma satisfactoria. Esta es la base para diseñar y elegir los temas que durante todo el año se convertirán en ponencias que resuelvan nuestras dudas y que nos posibiliten estrategias para mejorar la calidad de vida de nosotros y de nuestra familia.

Pues bien, la última ponencia nos sorprendió porque nos abrió un horizonte nuevo y una visión diferente de cómo abordar el poder que tiene la familia sobre los logros de nuestros hijos, en relación con el mundo que nos rodea a diario.

La ponencia se titulaba: “Cuidados al cuidador. Ayuda psicológica y recursos para familias”, ya digo, impartida por Encarnación Rodríguez Mondéjar, una psicóloga especialista en TEA, que está trabajando muchos años en este campo. Resaltaría de ella, además de su enorme profesionalidad, manejo de  datos  e información relevante e innovadora, con los últimos avances en TEA, su carisma: persona tranquila, dulce, con gran poder de escucha y asertividad, gran comunicadora, con su voz aterciopelada y suave, llega a nuestros oídos con una gran fuerza que le viene de transmitir todo lo que nosotros nos preguntamos y nos inquieta y ella en pocas palabras nos logra calmar y abrirnos un horizonte donde solo veíamos un muro.

El punto fuerte de esta ponencia está en pensar que la solución para las personas con TEA es un modelo centrado en la familia. Los puntos esenciales y básicos de este modelo se centran básicamente en:

  • La familia tiene la información.
  • La familia tiene el poder y la oportunidad de decidir.
  • La familia está implicada.
  • La ayuda, apoyos y servicios están centrados en la familia.

No dejemos en manos de otros, aunque sean especialistas, lo que nos corresponde como tutores legales, el educar a nuestros hijos/as, es nuestra responsabilidad como padres el elegir el mejor futuro para ellos/as.