Ana María Vacas Martínez-Blasco

Desde la sinceridad y la madurez de saber que el arte es su único camino, Nani Lucas Salcedo nos presenta innovaciones propias de su imaginación cultural, enriquecida por las vivencias que a pesar de su corta edad muestra en su haber y por la completa formación que se ha ido labrando con el paso de los años.


Paisana de Caravaca comenzó sus estudios en la primera edición del Bachillerato Artístico del Instituto San Juan de la Cruz en esta localidad, realizando su primer trabajo mientras cursaba dichos estudios para el 1º Encuentro de Gigantes y Cabezudos elaborando el cartel que daba paso a esta celebración. Mas tarde abandona Caravaca para realizar sus estudios universitarios en la Facultad de Bellas Artes de Salamanca, animada por el esfuerzo y las exigencias de dicha universidad en segundo curso, decide realizar la que sería su primera exposición en este su pueblo en el aula de cultura Emilio Sáez de Caravaca, presentando numerosos trabajos que ya presagiaban su talento. Durante el tercer año de carrera se desplaza a Nápoles, donde comienza a desarrollar estudios sobre grabado, campo en el que había profundizado poco hasta ese momento, descubriendo a su paso por Italia la riqueza cultural dentro de las artes más representativas de nuestros días. Retorna a Salamanca para continuar el cuarto año y participa en el concurso de Pintura Erótica de Bullas donde consigue hacerse con el 1º premio. Posteriormente fue dotada con una beca Seneca que la desplaza a Granada a finalizar el quinto y último año. Alentada por su vocación continúa su doctorado, tres años dedicados a la investigación artística, que dan su fruto en la Tesina realizada sobre “Pintores Gitanos Españoles”, manteniendo en curso actualmente la Tesis en Investigación Artística. Su vuelta a Caravaca básicamente es para realizar el C.A.P redirigiendo así sus estudios de arte hacía la docencia, por supuesto sin dejar de lado cualquier otra posibilidad.
A partir de estos momentos decide dar un descanso a su mente durante un año para actualizar ideas y renovar conceptos, muy aconsejable dentro de la carrera artística, realizando un viaje hasta la frontera con Mauritania; el destino la hace desembocar en la capital de Turquía, Ankara donde realiza una exposición en el año 2010 para el Circulo de Bellas Artes de dicha ciudad, titulada “Mujer y Flamenco- Flamenco Vekadin”, elaborada íntegramente en el Sacromonte de Granada. Seguidamente traslada dicha exposición a esta ciudad andaluza, exponiendo dicho trabajo que hace que sea reconocida por el Ayuntamiento de Granada como el Talento más joven, otorgándole dicho galardón.

Fijando su residencia en Granada de una manera definitiva, trabaja durante un tiempo en las oficinas del Ayuntamiento dedicada al ámbito docente y su inmersión artística, hasta que es seleccionada para la concesión de una Beca Cátedra de Goya en el Museo del Prado, dirigida por Manuela Mena.
Su largo recorrido le hace replantearse otras opciones, como en estos momentos en los que realiza en Caravaca un taller de Street-Art conceptualmente arte urbano, proyecto titulado “Escaleras” que presentó al Ayuntamiento, y que comenzó hace una semana en el cual nos muestra sus inquietudes sobre transformar espacios vírgenes de color en zonas de recreo visual utilizando el cromatismo y la sucesión de planos.
La puesta en escena de esta idea, consigue presentarnos el arte de una manera original, creativa e interesante, tanto para las personas cercanas a éste, como aquellas que quieran experimentar la opción de trabajar al aire libre en espacios urbanos, contando entre sus alumnos desde niños, hasta adultos que intentan sumergirse dentro de la creatividad que les proporciona esta actividad. Les aseguro que puede ser tremendamente reconfortante para romper con nuestra rutina diaria.