DIEGO MARÍN RUIZ

NUESTRO PATIO DE RECREO

[Aclaración al lector: Esta entrevista fue realizada hace varias semanas. No vaya a pensar el lector que ni entrevistador, ni entrevistado, andan por ahí saltándose la cuarentena. Por el bien de todos, “Quédate en casa”].

Cuando planteé esta sección a los compañeros de “El noroeste”, tenía claro que quería entrevistar a Rubén. Como él bromearía más tarde, es un Da Vinci de las artes escénicas. En un mundo cada vez más especializado, lo de “escrito, dirigido, producido e interpretado por” es cada vez más extraño de encontrar.

Casualidades, de esas que suceden a veces, nos llevan a coincidir el mismo día de vuelta en Caravaca, pues ambos vivimos fuera, y aunque la entrevista no se iba a publicar en breve, no quise desaprovechar la ocasión.

Rubén Sánchez es un caravaqueño que vive en Madrid, licenciado en comunicación audiovisual y que, como digo, ha realizado casi todos los trabajos en el mundo del entretenimiento y la publicidad.

A falta de un lugar más tranquilo, recibo a Rubén en mi casa y comenzamos a charlar un poco sobre el mundo del cine, la televisión y la publicidad. Y surge la cuestión, por qué y cómo entra en el mundo del cine. “Estudio C.A. en la UCAM (en aquella época no había facultad de Comunicación todavía en la universidad pública de Murcia), a falta de otro sitio donde poder estudiarla, decido quedarme aquí”, “mi gran pasión es el mundo del cine, y es una forma de profesionalizarlo. Había hecho mis cortometrajes de joven y tenía cierta intencionalidad narrativa”.

Le recuerdo un proyecto que tuvo hace muchos años “Panata” y que llegó a tener una secuela: “Sí, ´Panata: la leyenda de la ciudad santa´ fue un proyecto con el que moví a medio pueblo y con el que todos se volcaron. Dos años después salió ´Panata: la maldición del hereje´ con la que ya termine de mover al otro medio pueblo” me comenta bromeando.

Es muy difícil vivir del cine ahora mismo en este país, así que quiero indagar más sobre qué proyectos tiene activos actualmente. “Bueno, profesionalmente, tengo varias cosas en danza ahora mismo, pero, a lo que más me dedico actualmente o más me podría caracterizar es lo que hago en el mundo del doblaje”. “Hago videos corporativos, anuncios, cuñas de radio y todo lo relacionado con el mundo de la imagen y el sonido, pero sobre todo el tema de la voz”.

Como llegas al mundo del doblaje, le pregunto: “Siempre me ha gustado hacer el ´payaso´ con la voz, siempre me ha gustado hacer imitaciones y siempre me ha fascinado la monstruosidad que supone que una persona hable con la voz de otra, es una monstruosidad que no se puede definir de otra forma, pero aún así, a la vez es algo mágico, es increíble que una persona que habla en otro idioma, de repente esté hablando en el tuyo”. “Más allá de lo que se pueda opinar sobre lo que es el doblaje, y los perjuicios que conlleva para el tema de aprender idiomas o la perdida de parte de la interpretación del actor, más allá de eso, me parece una cosa maravillosa, preciosa”. Sé que él ha trabajado en grandes series, pero me sorprende con su respuesta, (quizás haya visto el lector series sin saber que estaba oyendo a un paisano suyo): “En South Park (una serie de animación que surgió a finales de los 90 y que a día de hoy se sigue emitiendo) siempre muero. Por suerte, al tener cierta versatilidad a la hora de cambiar las voces, en cada capítulo hago personajes distintos”. “Por desgracia el mundo del doblaje es muy inestable, no existe ningún contrato de acuerdo con ningún estudio que te diga que tú vas a trabajar X horas al día y de continuo. Aunque si es cierto que si te convocan para un personaje, existe un acuerdo tácito de que ese personaje lo harás tú mientras esté con vida o apareciendo en la pantalla”. Antes de cambiar, un poco, de tercio, le pido que me diga algún trabajo más: “Bueno, a lo mejor, lo más conocido actualmente será “Vikingos”, en la que participé en la quinta y sexta temporada poniendo voz a personajes sueltos, pues como te digo, siempre me matan en todo lo que hago”. Bromeo con él en que se va a convertir en el Sean Bean del mundo del doblaje: “exactamente, se morirme de muchas maneras, el día que me toque a mi no sé cual voy a elegir, pero quiero que sea épico”.

“Últimamente trabajo mucho institucionalmente” me comenta, cuando le saco a colación el video que realizó hace unos meses para la concejalía de comercio y hostelería del ayuntamiento de Caravaca. “Lo titulé ´Pequeño negocio´ y es un proyecto, en el que se puede apreciar de donde he mamado yo cinematográficamente.  Ahora mismo, estamos realizando una serie de videos de componente cívico para concienciación ciudadana y se tratan varios temas referentes.

Vamos profundizando, poco a poco, en las cuestiones que nos atañen, y  decido ponerle en una tesitura comprometida, le pido que me hable de cómo ve el mundillo de la comunicación audiovisual en el noroeste y cómo ve la publicidad para la comarca. “La publicidad está obsoleta en el noroeste. La radio siempre ha sido mucho más creativa, aunque se le puede dar un buen giro y aportar cosas nuevas. La publicidad está muy encorsetada y a clientes, anunciantes o a quien quiere que se vea su producto, hay que hacerles ver que tienen olvidar el sota, caballo y rey de que se vea su tienda, su letrero y estamos en la calle tal. Parece que todo lo que sea salir de eso es perder clientes”. “Lo importante, hoy día, es transmitir una filosofía o un concepto, eso es lo que llama la atención”. Me despido de él, dándole las gracias y esperando, que si llega a suceder, me llame para “Panata III”.