DAVID LÓPEZ MARTÍNEZ

Yo también me dejo guiar o llevar a la hora de ver una película, serie o escuchar algún disco. Unas veces con un resultado positivo y otras con uno no tan bueno. Esto también puede pasar, y pasará, con las recomendaciones que yo les hago a ustedes. Es una rueda. Suele funcionar así. Y para esta semana, con el tiempo -y el sol- pisándome los talones, piernas y trasero, os traigo, por el momento, una miniserie de seis capítulos y una duración aproximada de cuarenta minutos por capitulo, de origen belga (primera producción de este país para Netflix) basada en la novela polaca de ciencia ficción The Old Axolotl, de Jacek Dukaj.

La serie la dirigen su creador Jason George, más Calfat y Verheye, y está escrita por el creador y el propio escritor de la novela. E Into the night, ya metiéndonos en su trama, cuenta como el sol comienza a provocar la muerte de todo aquél que se expone a él por motivos que se desconocen. Se trata de un misterioso evento cósmico que está dejando el planeta como antes de nuestra propia existencia. Todo arranca (la serie) en el aeropuerto de Bruselas, cuando un comandante militar asustado, compra un billete de forma urgente -van a flipar con el precio y la contundencia de la respuesta- que lo lleve hacia el oeste de forma inmediata. Pero esperando el embarque en la cafetería, ve en las noticias imágenes que lo terminan de poner más nervioso aún, llevándole a colarse en un vuelo que va a Moscú (el este). No cuenta mucho, salvo a piloto de la nave, haciéndole cambiar de rumbo…

Lo bueno de esta producción es que se deja ver, entretiene lo justo y necesario para mantenerse frente a la pantalla, y que uno queda expectante de saber qué demonios sucederá, si no consiguen ocultarse del sol a lo largo de sus seis capítulos. Imagínense en un avión todo el tiempo dando vueltas al planeta sin parar, o parando para repostar… ¿Aventura? ¿Supervivencia? ¿Caos? ¿Todo junto? Cada uno de los capítulos comienza con una intro en la que se muestra un poquito de la vida de algunos de los personajes (sirve para situarse mejor en le contexto de lo que se está viendo) para darle un toque más dramático a una serie, que yo personalmente, dejaría en thriller light, pero no metería en el saco de ciencia ficción, apocalipsis…, principalmente, porque, aparte de huir de la luz solar, no hay más indicios para creer en algo que no se siente ni se ve.

Dejo en vuestras manos y gusto la valoración de este producto (yo ya tengo el mío), el cual se puede ver en apenas cuatro horas. Si no están muy cansados y se encuentran con ganas de ver cosas nuevas, entre semana mismamente, teniendo un ratico para desconectar, después de comer se ponen con ella y para la hora de cenar ya la estarán digiriendo.