JAIME PARRA

Sergio López Barrancos, director general de Evaluación Educativa y Formación Profesional, explica en esta entrevista cómo se ha organizado la Consejería para el curso 2020-2021.

¿Cómo se organizaron para que se pudiera finalizar el curso?

Sobre el 11 de marzo fue cuando se empezó a complicar el curso en dos centros de Murcia y ahí se aceleró todo. En abril publicamos las instrucciones para finalizar el tercer trimestre. En esas instrucciones nosotros no abogamos por el aprobado general por el que optó el Gobierno central. Lo que sí hicimos basándonos en el principio de equidad es que no se perjudicase a ningún alumno por esta situación. Por lo cual los profesores podían continuar avanzando en contenidos, per blindamos la nota obtenida por el alumno en las dos primeras evaluaciones.

Esa medida fue en paralelo con intentar cubrir la brecha digital existente en nuestra región que oscila en torno al 7% de los 165.000 alumnos que tenemos en el sistema de la región, conseguimos que solamente el 3% de los alumnos se quedasen sin las 3.400 tarjetas SIM que repartimos o las casi 1.000 tablets. Para ese 3% restante pusimos en marcha TeleEduca, de tal manera que cualquier tutor pudiera darle en formato impreso aquellos contenidos que estimase oportunos. También pusimos en marcha un teléfono de contacto para resolver cualquier tipo de duda tanto a los profesores como a los propios alumnos.

El profesorado se  ha portado con una profesionalidad extraordinaria para terminar este curso, el más complicado de la historia reciente de España.

Ustedes tienen claro que la educación debe ser presencial el próximo curso, ¿cómo será la vuelta a las aulas?

Tenemos claro que la presencialidad en materia de educación no se puede sustituir por ningún otro método ni metodología. El contacto directo del profesorado con el alumno es insustituible e imprescindible para un rendimiento académico normalizado. Eso sí, hemos puesto en marcha un plan que va a asegurar la metodología, organización y funcionamiento de los centros educativos. Responderemos a las tres posibles situaciones que se pueden afrontar: una presencialidad ordinaria, una semipresencialidad o una vuelta al confinamiento. En ninguna de las tres situaciones la educación se va a parar.

Por la parte higiénico sanitaria, sea elaborado una guía en la cual se regula cómo va a ser la incorporación del alumnado a las aulas, cómo son la medidas de distanciamiento que se deben adoptar, etcétera.

En el inicio del curso además vamos a poner en marcha tres importantes medidas. La primera, la semipresencialidad para los alumnos de Bachillerato y Formación Profesional de Grado Medio y Grado Superior.

La segunda, comenzaremos todas las enseñanzas, desde Infantil hasta Bachillerato, con un periodo de adaptación que durará una semana para aprender los hábitos higiénico sanitarios y para que los alumnos aprendan la plataforma virtual, ya sea el aula virtual que pone en marcha la Consejería o cualquier otro tipo de plataforma. Es fundamental, no solo por si hay vuelta al confinamiento, sino porque creo que la metodología ha cambiado y va a cambiar mucho más.

Y la tercera medida es un programa de refuerzo desde 1º de Primaria hasta 2º de Bachillerato con dos tardes semanales donde van a tratar de recuperar o reforzar aquellos contenidos que en el tercer trimestre del curso 19-20.

Van a contratar otros 500 profesores, ¿con qué presupuesto cuenta Educación?

Hasta ahora todo lo que hemos realizado ha sido con fondos propios. Esos 500 profesores ayudarán en todo, en las tareas de generación de hábitos higiénico saludables y en las propiamente académicas. También haremos una inversión en ayudar a todos los colegios para la compra de material de limpieza, que es fundamental. Pero estamos todavía a la espera de ver de los 2.000 millones de euros que distribuirá el Gobierno central cuánto le corresponde a la región. No conocerlo está suponiendo piedras en el camino a la hora de la planificación.

Este año en el presupuesto se destinan 50 millones de euros más para la Consejería de Educación, el que más ha ascendido de todas las consejerías. Hemos destinado una partida acorde a la situación en que nos encontramos.

Aprender educación emocional es si cabe más importante en estos tiempos.

Sí, es fundamental, porque al inicio de curso nos vamos a encontrar con un alumnado desmotivado, con falta de estudio, con incertidumbre y miedo, sobre todo en las etapas inferiores de Infantil y Primaria, por eso los profesores deben hacer en esa primera semana de adaptación también una labor de motivación.

¿Presentará alguna novedad la Formación Profesional?

Es la etapa que más crece en número de alumnos. Como novedad, los municipios de Cartagena, Murcia y Alcantarilla se han acogido a la nueva normativa de flexibilización curricular, significa que ocho centros han podido adecuar el 30% de margen que tenemos las comunidades sin lengua cooficial para poder adaptarse a las empresas y a los sectores económicos de su comarca. Es una apuesta importantísima.

Por otro lado, la Formación Profesional Dual ampliamos a 58 aquellos ciclos en los cuales todos sus alumnos comienzan ya en el formato dual y a compatibilizar sus estudios en el centro con esas prácticas becadas en los centros de trabajo.

¿Cómo está funcionando la educación dual en Caravaca?

Siempre los arranques son complicados, pero yo creo que se está consolidando gracias a Calzia y a otras asociaciones de calzado. Es fundamental en nuestra comarca del Noroeste que se profesionalice este sector.

En los últimos años ha ganado en prestigio la Formación Profesional.

Los datos lo respaldan. 9 de cada 10 titulados en FP encuentran trabajo antes de los 6 meses. Los empresarios están demandando gente que sepa realizar su trabajo y que tenga otras habilidades, como el hablar en público, el trabajo en equipo, la resolución de conflictos…

¿Qué importancia tiene la educación concertada en la región?

Yo pienso que es un debate ideológico y político, los alumnos no llevan en la frente marcada “soy de la pública” o “soy de la concertada”. Son alumnos que están sostenidos por fondos públicos y en todas las medidas que adoptemos, no solo las económicas sino también las pedagógicas, no debe haber distinción.

¿Qué relación mantienen con los sindicatos de enseñanza?

Yo creo que la relación con toda la comunidad educativa está siendo fluida, y además es imprescindible para tomar medidas operativas. Por eso creamos hace un mes un consejo asesor para la transformación educativa integrado por 23 docentes absolutamente independientes de ideologías, y gracias a su ayuda hemos podido sacar normativas como el Plan de Continuidad de la Actividad Educativa que ha sido alabado incluso por el Ministerio.

¿Qué mensaje le gustaría trasladar al profesorado?

Estamos ante una situación jamás vivida. El comienzo de curso va a ser complicadísimo, fundamentalmente para ellos; necesitamos a los 26.000 docentes, de su profesionalidad e implicación, la misma que siempre han demostrado. Gracias a ellos podremos salir de esta situación.

Además de gratitud, quiero mandarles un mensaje de tranquilidad: la Consejería no va a dejarles solos