AYUNTAMIENTO DE PLIEGO

En los últimos meses, la población de Pliego está sintiendo con excesiva frecuencia la intensa actividad sísmica que se está desarrollando en la zona. Es de sobra sabido que no es posible predecir cuándo y dónde se producirá un terremoto, pero lo que sí se puede prevenir es el conocimiento de actuación dotando a la ciudadanía de la información correcta para saber qué hacer en un terremoto.

Por ello, se van a desarrollar diferentes actuaciones formativas en el municipio. Precisamente, ésta fue una de las cuestiones que el alcalde planteó al Consejero de Presidencia hace un mes para que los cuerpos y fuerzas de seguridad estén en completa coordinación sobre los posibles pasos a seguir en caso de un terremoto potente, y a su vez que dicha información sea transferida a los habitantes del municipio.

Durante esta semana, miembros de la Policía Local y Protección Civil de Pliego están impartiendo unas charlas en el Colegio de Pliego para que los escolares sepan como reaccionar ante un momento de emergencia, ya que una buena toma de decisiones puede salvarnos la vida en casos extremos.

En este sentido se está incidiendo en que es muy importante mantener una actitud serena y constructiva porque estamos en una situación de emergencia, recordando que si el terremoto no es fuerte no hay motivo de preocupación ya que pasará pronto. No salir del edificio si encuentran un lugar seguro donde permanecer, las salidas y las escaleras pueden estar congestionadas.

En el caso de estar en un edificio, hay que tratar de resguardarse bajo estructuras que nos protejan de objetos que puedan desprenderse como debajo de una mesa o bajo el dintel de una puerta, así como no usar el ascensor, ya que la electricidad puede interrumpirse y quedar atrapado, apagar cualquier fuego que pueda estar encendido, y sobre todo no encender ningún tipo de llama en ese momento.

Si, por el contrario, se está en exteriores, hay que mantenerse alejado de edificios, paredes, postes eléctricos y otros objetos que puedan caer y dirigirse a lugares abiertos, intentando no correr por las calles para no provocar pánico. En caso de estar dentro de un coche debemos parar en el lugar más seguro posible sin salir del vehículo y alejarse de puentes, postes eléctricos y zonas de desprendimiento.

Por último, una vez sucedido un terremoto se debe comprobar si hay heridos entre los familiares y vecinos, inspeccionar el estado de las instalaciones de agua, gas y luz, comunicar los desperfectos a la compañía que corresponda, limpiar cuanto antes derrames de medicamentos, pinturas y otros productos químicos peligrosos. Tampoco es aconsejable usar el teléfono a menos que sea absolutamente necesario, ya que se colapsará las líneas que pueden ser necesarias para casos verdaderamente urgentes y no entrar en edificios dañados y tener extremo cuidado con los objetos que tocamos y que pueden haber quedado en posición inestable.