CARLOS MARTÍNEZ SOLER

Lo comenté la semana El Ministerio del Tiempopasada y hoy me reafirmo, visto ya por fin los primeros capítulos de El Ministerio del tiempo, puedo decir que se avecinan buenos tiempos para la ficción española. Si El Ministerio del tiempo hubiera nacido en EE.UU. ahora estaríamos hablando de la serie del año, siendo española lo que más escucho es esa frase tan nuestra: «para ser española está bien». Pues nada de bien, nos encontramos ante una rareza dentro de nuestra ficción y ante una obra que se acerca mucho a la excelencia, compitiendo esta vez sí con los productos que más consumimos: los americanos.
Hablo de rareza porque obras sobre viajes en el tiempo en nuestro país se han hecho muy pocas, la ciencia ficción siempre ha sido un universo por explorar, por lo que aEl Ministerio del tiempo no se le puede achacar falta de valentía, lo cual ya es mucho decir.Bien es verdad que años atrás Nacho Vigalondoya se había adentrado en el género, demostrando que relatos como éstos podían hacerse en España sin necesidad de un gran presupuesto, pero sí con un puñado de buena ideas,de ahí nació Los cronocrímenes, obra irregular pero muy reseñable.
Los primero que hay que decir de El Ministerio del tiempo es que es una serie muy nuestra, con todo lo que esto implica, es decir, no esperen aquí máquinas espaciales, agujeros de gusanos, ni cosas por el estilo, sino que hemos optado por algo más castizo, nuestra historia, que como todos sabemos es rica en acontecimientos (Guerra Civil, La Armada Invencible…), para vertebrar un relato que gira en torno a la existencia de unas puertas del tiempo que están siendo utilizadas de manera fraudulenta para alterar el pasado, lo cual como ya sabemos implica muchas cosas.No seré yo el que les repita eso de:»Si una mariposa agita sus alas…».
Ante esta posible usurpación de la historia y sus acontecimientos, nosotros hemos creado lo que da título a la serie: un ministerio del tiempo; el cual se encarga de viajar al pasado con una misión muy importante: velar por nuestra historia y evitar que ésta cambie, porque si no nuestro presente no sería el que es.Y para protegernos nada más y nada menos que Rodolfo Sancho, Aura Garrido y Nacho Fresneda, todos ellos actores ya consagrados y que aquí resuelven de forma eficaz el papel que les ha sido otorgado.
El Ministerio del tiempodestaca por ser una obra muy cuidada, su guión está muy trabajado y eso se nota, mezclando en él los pasajes y personajes más importantes de nuestra historiacon algunos gags de actualidad muy logrados. Además, su ritmo es frenético, su fotografía excelente y su apartado sonoro notable, siendo la única pega lo que todos esperábamos, sus efectos especiales, aquellos donde el mundo digital se hace presente mostrando las pocas vergüenzas de las que adolece el relato, lo cual no deja de ser un mal menor para una serie que tal vez venga a cambiar nuestra historia…