TODO ES NADA

JOSE MANUEL KOPERO

Me da que esto de la realidad no es sino una ficción televisada y compartida. Siento que representamos un papel en esta obra de la vida y que confrontamos los unos con los otros en favor del espectáculo y el drama. Juan José Millás, célebre periodista y escritor, reitera la idea de que El show de Truman nos muestra un planteamiento bastante acertado del tiempo que nos ha tocado vivir, así como de la sociedad que formamos. Entre cámaras, haciéndolo todo público y muchas veces sin ser conscientes de ello. Claro que, en el siglo XXI de teléfonos inteligentes y redes sociales, no es necesario el engaño o el timo para montar el plató en casa, lo hacemos voluntariamente.

Café con las amigas, tardes de gimnasio, fiestas, piscinas, universidades de prestigio, viajes, reuniones y mucho activismo. Somos así, somos fantásticos y geniales. Esa es nuestra vida y todos tienen que saberlo. #bestfriends #selfiemorritos. ¿Hay algo más? Sí, los me gustas y las historias. El «aquí, sufriendo» y el «mirando a la nada, pensando en todo». Esta misma columna que estás leyendo pertenece a un personaje y forma parte de una obra de teatro, como también el resto de palabras del periódico. Para hacerme entender, procedo a narrarlo a continuación con un ejemplo.

Se abre el telón. Entran Pepe y Pepita. El primero destaca la buena acción del Partido Popular. Luego Pepita le recuerda los muchos errores de este partido en la gestión de bienes públicos. #Corrupción. Sin más, aparece el candidato del PSOE, cambiando de tema para hablar de feminismo, empleo o ecología, el tema del momento que sirva para arrastrar algunos votos hacia su terreno. #MerasApariencias Y así, si nadie lo remedia, llegarán otros tres más con diferentes banderas a hacer precisamente lo mismo: atacar al rival y echarse flores. Se cierra el telón y el público aplaude. Selfie abandonando el auditorio. #postureo. ¿Cómo se llama la película?

Jose Manuel Fernández