José Antonio Martínez Puerta/presidente de la Cofradía de San Juan Evangelista de Bullas

El jueves 24 de junio, festividad de San Juan Bautista, la Ilustre Cofradía de San Juan Evangelista en Bullas, celebra el acto central de su Bicentenario con una Eucaristía de Acción de Gracias, presidida por D. Francisco José Fernández García. Este será uno de los escasos actos públicos que haya podido mantener la Junta de la Cofradía Blanca de Bullas para conmemorar los doscientos años de su existencia. En dicha celebración la Cofradía preparará el altar disponiendo la imagen de nuestro Titular con un espléndido detalle floral.

Logo por el bicentenario de la Cofradía

Allá, por el año 1821 un grupo de personas, inquietas, ilusionadas, con iniciativa y, sobretodo con fe decidieron concretar lo que durante un tiempo venían pensando, y nació la Cofradía de Nuestra Señora de la Aurora, origen de la actual  Ilustre Cofradía de San Juan Evangelista, y que durante años mantuvo ambas advocaciones: San Juan Evangelista y Nuestra Señora de la Aurora.

“Fue un 24 de junio del año 1821 cuando un grupo de personas de este municipio, pórtico del noroeste murciano quienes vieron autorizada su petición, registrada en los libros de actas del Ayuntamiento el 31 de octubre de 1819, y que comenzó bajo el nombre de Nuestra Señora de la Aurora.

Procesionando con la talla de San Juan

Con el fin de poder participar acompañando a una imagen en los desfiles procesionales de la Semana Santa de Bullas se acordó adquirir la imagen de San Juan, que sería en el año 1897; si bien, su primera imagen fue la de su nombre, Nuestra Señora de la Aurora. Durante muchos años esta Cofradía llevó en su nombre ambos nombres: de Nuestra Señora de la Aurora y San Juan; y tras la contienda española, desaparecida la imagen de la Aurora, permutó el orden y se llamó Cofradía de San Juan Evangelista y Nuestra Señora de la Aurora. Esta denominación se mantuvo hasta el año 1991 en que pasó  a llamarse Cofradía de San Juan Evangelista perdiendo el nombre de Nuestra Señora de la Aurora”.

Pero, como todos sabemos llevamos dos años sin procesiones y, ha querido el destino que, en medio de esta situación de la epidemia Covid-19, haya coincido el Bicentenario de la Cofradía.

Hasta ahora se ha realizado la presentación del logo que refleja el acontecimiento especial de este año para Nuestra Cofradía; y, también, se han engalanado algunas zonas de la localidad con unas pancartas con el hecho que nos ocupa. También hemos sorprendido a los Hermanos de Nuestra Cofradía con un detalle para que conserven un recuerdo de este Bicentenario.

Y el año culminará con la celebración de la onomástica de Nuestro Titular el 27 de diciembre, festividad de San Juan Evangelista, preparando la Eucaristía la Cofradía, en la que tiene lugar la, ya tradicional, presentación de los nacidos este año ante la talla de San Juan.

San Pedro

Escultura que llegó a Bullas con anterioridad a la Guerra Civil española, en el año 1925, salvada de la destrucción, atribuida al imaginero Gregorio Molera Torá. Imagen de extraordinaria belleza, toda ella tallada y con una hermosa túnica verde con ricos detalles dorados. Es la única imagen de todas cuantas participan en los desfiles procesionales de nuestra magnífica Semana Santa que se hace presente en cada uno de ellos: Jueves Santo, Viernes Santo mañana, Viernes Santo noche y Domingo de Resurrección. Y acompaña a las imágenes de san Isidro Labrador y Santa María de la Cabeza, y a Nuestra Excelsa Patrona, la Santísima Virgen del Rosario en la popular Festividad de San Marcos en la Procesión que culmina con la Bendición de los campos, en el mes de abril.

Cuenta la Cofradía, en su patrimonio escultórico, con dos imágenes más; la talla de la Santa Mujer Verónica (1973) y la de San Pedro (1979). Fue la primera de estas imágenes la que introdujo por primera vez en la Semana Santa de Bullas a la mujer como portadora sobre su hombro de un paso de procesión. La talla de San Pedro ha ido evolucionando hasta la actual que data de 2008.

Más recientemente, ya en el año 1996, la Cofradía nombró al Excelentísimo y Reverendísimo D. Javier Azagra Labiano (fallecido el 16-11-2014), Obispo de la Diócesis de Cartagena, Presidente de Honor; añadiendo el título de Ilustre y recibiendo el nombre que mantiene en la actualidad de Ilustre Cofradía de San Juan Evangelista, conocida como “Los Blancos”.

Ha tenido esta Cofradía dos agrupaciones musicales. La primera en la década de los ochenta y la más reciente, en la década de dos mil diez. En la actualidad no tiene la Cofradía ninguna agrupación musical adscrita a la  misma.

En la revista de la Semana Santa de este año se recoge bajo el título de “un sentimiento bicentenario”  el recuerdo anónimo de tantas y tantas historias personales repletas de sentimientos y que han ido siendo transmitidas de generación en generación.

Domingo de Resurrección, años 80

El primer sentimiento heredado de nuestros antepasados es el sentimiento de gratitud. Gratitud a aquellos vecinos de Bullas que allá por el año 1819 presentaron una solicitud para erigir esta Cofradía y que persistiesen en su intención hasta que se hizo realidad en 1821. A ellos debemos guardar memoria porque su proyecto de fe inició una historia que, doscientos años después, todavía continúa. Y entre 1821 y 2021 son muchos los que han permanecido en su devoción a nuestro origen, Nuestra Señora de la Aurora, ampliada a San Juan Evangelista, y más recientemente a la Santa Mujer Verónica y  San Pedro. Gratitud, también, a todos cuantos han pertenecido y pertenecen a esta Cofradía, a su fidelidad, entrega y generosidad, y que también contribuyeron y lo siguen haciendo a continuar escribiendo páginas en la rica historia de la Cofradía de San Juan Evangelista y Nuestra Señora de la Aurora, como se llamó durante un tiempo. Como no tener un especial recuerdo a la familia de Don Manuel López Carreño que supo custodiar la imagen de Nuestro Titular, evitando su destrucción. Gratitud para todos los Consiliarios que hemos tenido a lo largo de nuestra  historia. También agradecemos al resto de Cofradías Pasionarias y a la Cofradía de la Virgen el cariño que nos muestran.

Sentimiento de afecto a los Hermanos y Hermanas de esta Cofradía, cuya entrega y fidelidad permiten la permanencia hasta hoy de esta Cofradía Blanca, la de los albañiles, según oía en mi niñez. A todos cuantos quieren a esta Cofradía y sienten un cariño especial hacia su Titular, San Juan, y ahora a La Verónica y a San Pedro. A los Auroros; a los que portaban los cables que iluminaban el trono de San Juan y los faroles de los penitentes, y que se enchufaban en lugares estratégicos del recorrido; a los nazarenos y nazarenas; a todos los anderos; a todas las anderas; a los músicos; a tantas personas que trabajan en sus casas para coser túnicas, para hacer flores para la alfombra del Corpus y en diversos menesteres; y a las personas que han formado las diferentes Juntas a lo largo de estos doscientos años.

Estandarte de la Cofradía, años 50

También sentimos admiración y gratitud por todos los que han colaborado de manera desinteresada, callada y anónima con esta Cofradía asegurando su continuidad, esperemos que para siempre. Y a todas aquellas madres que hacen todo lo necesario para que sus hijos e hijas tengan preparados sus equipos de nazareno y nazarena o andero y andera.

En estos momentos nos embarga un sentimiento de tristeza ante esta pandemia que impide por segundo año consecutivo la salida de nuestras Cofradías, ora en sus traslados, ora en sus procesiones; así como en el resto de actos que tenemos en Nuestra Semana Santa organizados por el Cabildo Superior de Cofradías.

Sí podremos celebrar en el Templo, a diferencia del pasado año los Santos Oficios de Jueves Santo y Viernes Santo, y la Vigilia Pascual de la Resurrección, en la que viviremos el sentimiento de alegría y euforia porque Cristo resucita y vence a la muerte y nos recuerda que nosotros también estamos llamados a una Vida nueva y eterna junto a Dios.

Estamos convencidos que contaremos con Bullas, al completo, que nos ayudará, como lo viene demostrando año tras año, sintiéndonos optimistas, porque harán de las Procesiones de la Semana Santa 2022 unas de las más esplendorosas y magníficas, entregándonos en cuerpo y alma para preservar este legado religioso y cultural, heredado y mantenido desde su origen hasta nuestros días, gracias al esfuerzo y la ilusión de tantas personas desde los más jóvenes hasta los de más edad. Seguro que será una Semana Santa especial.

Quiero hacer un pequeño paréntesis e introducir un sentimiento que hace referencia a lo que fue y que ahora tanto ha cambiado. Lo hago desde la nostalgia, sentimiento que se remonta en el tiempo, a un pasado más lejano o cercano. Recuerdo de hombres curtidos y mujeres fuertes que durante los días próximos a Jueves Santo dedicaban su escaso tiempo libre, después de duras jornadas de trabajo, normalmente en el campo, a preparar todo lo necesario: limpiaban o hacían las flores de papel o plástico, limpiaban y planchaban túnicas, revisaban los cables y faroles para que iluminasen, repasaban el trono. También preparaban la merienda para anderos, porta estandarte y faroles que lo acompañaban y los encargados de dar luz a la Cofradía. Y todo eso se hacía en las casas de diferentes Hermanos Blancos, casi siempre de los Hermanos Mayores porque no existían las sedes. Y nostalgia de las capas blancas de Viernes Santo en la noche.

Todo lo escrito se condensa en un único sentimiento y que contempla a todos los anteriores: Sentimiento de Amor por Nuestra Cofradía, la de San Juan. Solo por Amor se comprende lo que representa y significa ser de San Juan. Solo por Amor se engaña al cansancio y agotamiento y se da un paso más cuando parecía que no quedaban fuerzas. Solo por Amor se te olvida el tiempo dedicado y que le quitas al sueño y al resto de la familia, quienes también por Amor te comprenden y respetan en los días más intensos que vive un Cristiano. Solo por Amor se desprende un ser humano de los intereses personales y se mantiene fiel a su Cofradía, presumiendo de amarla siempre.

Amar a esta Cofradía de San Juan Evangelista, al margen de sus virtudes y miserias; de las personas que la dirigen, con sus aciertos y errores; de las opiniones acertadas o equivocadas de sus Hermanos o Hermanas. Amar a esta Ilustre Cofradía de San Juan Evangelista solo lo podréis lograr si tenéis verdadero AMOR.

Creación Cofradía San Juan

AMOR como mostró Nuestro Señor entregando su vida por todos y cada uno de nosotros y que las Cofradías de la Semana Santa de Bullas ilustran  por nuestras calles en los días de su Pasión, Muerte y Resurrección.

Es esta una buena oportunidad para agradecer a todos cuantos han contribuido al nacimiento y continuidad de esta Cofradía. A su generosidad y entrega desinteresada, a su esfuerzo y dedicación y a los valores que impregna el mundo Nazareno que garantizan la persistencia de los actos de las Cofradías en la Semana de la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor, y que congrega a una gran parte de la población en torno a los desfiles procesionales y los actos litúrgicos que, todos juntos, se condensan en una semana, haciéndola la más intensa de todo el año para un Cristiano.

Sí, llegó el ansiado año 2021, Nuestro Bicentenario, y nadie suponíamos que viviríamos unas circunstancias tan excepcionales. Sabíamos que sería único para la Ilustre Cofradía de San Juan Evangelista por sus 200 años de vida y ha sido especial para toda la humanidad desde marzo de 2020, pero a pesar de todo mantenemos la esperanza en un futuro que nos devuelva a las calles de Bullas con nuestras imágenes.

Y recordando en este año el acontecimiento que nos sitúa en el Bicentenario de la Ilustre Cofradía de San Juan Evangelista:

Finalmente, el 24 de junio de 1821 (día de San Juan, pero el Bautista) se fundó oficialmente esta asociación religiosa…

 

Bibliografía: “La Semana Santa de Bullas”, escrito por José Luis García Caballero.