JAIME PARRA

Roberto Mateo y Patricia Fernández son por primera vez este año Fernando III el Santo y Beatriz de Suabia.

En esta entrevista conocemos más de ellos.

Háblenos de su trayectoria festera.

Patricia: Mi trayectoria festera viene de bien lejos… allá por el año 1985, con tan sólo 3 meses de vida, ya participé en mi primer desfile, de Montañesa y en brazos de mi padre, Juan Castaño, el actual presidente del Bando Cristiano.
Posteriormente, desde los 3 años, participé en el desfile infantil cada 3 de mayo, pero en esa época lo hacía con paso moro, debido a que mi tía, que era quién me llevaba, era integrante de la Kábila de Almohades.

Hasta que, con 9 años me reconvertí de nuevo, esta vez desfilando junto al bandera del grupo de Infantes de San Juan de Jerusalén, grupo al que guardo especial cariño, hasta que se fundó mi Grupo, la Mesnada de Nobles Aragoneses, en 1998, con los que llevo desfilando 24 años en todos y cada uno de los pasacalles y desfiles en honor a nuestra Santísima y Vera Cruz, con excepción de éstos 2 últimos y fatídicos años, que lo hemos hecho, pero con el corazón.

Roberto: Como bien saben, no soy nacido en Caravaca, pero, desde hace ya más de 13 años, estoy vinculado a sus Fiestas a través de mi Grupo, la Mesnada de Nobles Aragoneses.

¿Cuáles son sus primeros recuerdos de Fiestas?

Patricia: Mis primeros recuerdos respecto de las Fiestas giran en torno a la familia. Como vivíamos fuera de Caravaca, los primeros días de mayo eran momentos muy especiales, de reencuentros con familiares y amigos. Aún me viene a la mente la enorme casa de mi abuela Maravillas, en la antigua Carretera de Granada, en el número 33, donde nos alojábamos junto con mis tíos, primos, amigos de mis primos, amigos de mis hermanos mayores y un largo etc, y aun así sobraban habitaciones y camas por toda la casa… ¡era un caserío alucinante!

Roberto: Pues Patricia me llevó por primera vez a las fiestas en el año 2009. La verdad que tenía la curiosidad de conocer este pueblo y sus fiestas, y a su Patrona, de las que tanto y con gran entusiasmo me había hablado. Y desde entonces no he faltado un año… no sé qué tiene este pueblo y sus gentes que te hacen sentir uno más. Como yo digo, soy un caravaqueño adoptivo (jajajaja).

¿Por qué deciden ser Reyes Cristianos en las Fiestas?

Patricia: Pues no tenemos antecedentes de Reyes en la familia, pero por lo que sé, según me han contado mis padres, es que, con tan sólo 3 añitos, al ver pasar a la Reina Cristiana, dije que quería ser como ella (jajajaja)… así que puedo decir que es algo con lo que he soñado desde que tengo uso de razón.

Roberto: El motivo de adentrarme en esta aventura de encarnar a D. Fernando no es otro que acompañar a mi esposa en su deseo de salir de Reina, el cuál ha sabido transmitirme tanto y tan bien como para aceptar esta aventura, que no deja de ser un reto para mí.

¿Hay algún día o acto que les haga especial ilusión vivir como reyes?

Patricia: Pues para mí es difícil quedarme con un momento sólo, pero si tuviera que elegir elegiría sin duda el pasacalles del día 3, desde el Salvador hasta el Templete, por el casco antiguo del pueblo, calles estrechas, donde la música retumba de manera diferente.

Roberto: Pues yo creo que el momento crucial de todo Rey Cristiano no puede ser otro que el Parlamento. Muchas ganas de que llegue, y de que todo salga como debe.

¿Cómo vivió el día de su presentación?

Patricia: Pues tanto la presentación, como el día del Cristiano y la Jura del Rey han sido muy bonitos y emotivos, sentimientos a flor de piel, alguna que otra lágrima y una alegría inmensa de que este año sí que pueda ser. Y desde estas líneas agradecer el trabajo y la dedicación de quien los ha hecho posible.

Roberto: Pues en esto coincido con Patricia, los tres actos han sido muy emotivos. Pero si he de quedarme con alguno de ellos es con la Jura, ya que nunca había asistido a ninguna, y me impresionó mucho todo el acto en sí.

Un deseo para los caravaqueños en estas fiestas.

Patricia: Caravaqueños y caravaqueñas espero y deseo de todo corazón que disfrutéis de estas merecidísimas y esperadas fiestas 2022. ¡Viva Caravaca! ¡Y viva su Santísima y Vera Cruz!

Roberto: Pues mi deseo es que todos tengamos unas felices fiestas, y que las disfrutemos en compañía de todos los nuestros, ¡¡¡que nos las hemos ganado!!!