Víctor Ruiz Álvarez

Doctor en Geografía- Universidad de Murcia

El reto demográfico, junto con la crisis climática, es uno de los principales desafíos a los que se enfrentan los países insertos en la quinta fase de la transición demográfica. No obstante, esta problemática no es nueva, ya que se encuentra latente en las áreas rurales, desde la década de 1950, cuando la población comenzó su éxodo hacía zonas más avanzadas económicamente. En la actualidad, en España el 48,4% de los municipios se localiza por debajo del umbral de despoblación establecido por la Unión Europea en 12,5 hab/km2. Además, el 38,1% del total de municipios se encuentra en riego severo de despoblación, cuyo umbral es de 8 hab/km2.

Variación población Región de Murcia 2020-2019

Variación población Región de Murcia 2011-2020

Uno de los ámbitos territoriales que más ha sufrido este notable descenso poblacional es el interior del sureste peninsular, y más concretamente el nodo interprovincial conformado por las provincias de Jaén, Almería, Granada, Albacete y Murcia. Las comarcas Sierra de Segura, Los Vélez, Huéscar, Sierra del Segura y Noroeste, forman parte del área escasamente poblada de la Serranía Bética, que con una densidad 9,75 hab/km2, constituye la tercera área más despoblada de España, tan solo por detrás de la Serranía Celtibérica y Franja Céltica.

Si se centra la mirada en la Región de Murcia, su territorio presenta un gran dicotomía entre las comarcas interiores y el resto de la región. Durante la última década, dicho ámbito territorial ha experimentado un incremento poblacional de 41.182 habitantes. De las doce comarcas que configuran el territorio de la Región de Murcia, en tan solo cuatro se ha producido un descenso poblacional, siendo este más acusado en las comarcas Río Mula (-496) y Noroeste (-4205). La totalidad de municipios que conforman estas dos comarcas han experimentado un retroceso poblacional, siendo el descenso ordenado de mayor a menor disminución el siguiente: Cehegín (-1517), Bullas (-808), Caravaca de la Cruz (-750), Moratalla (-578), Calasparra (-552), Campos del Rio (-194),  Pliego (-184), Albudeite (-72) y Mula (-46).

Actualmente, la comarca del Noroeste presenta su cómputo poblacional más bajo desde el año 2005, ya que es la primera vez desde ese año que se rebaja la barrera de los 70.000 habitantes (69.947 a 1 de enero de 2020). Tras la crisis demográfica de las décadas de 1960 y 1970 que supuso la perdida de más de 10.000 habitantes (59.657 a 1 de enero de 1970), este territorio comenzó a experimentar un ligero pero continuo incremento poblacional a partir de la década de 1980 que tuvo su culmen en el año 2010, cuando se alcanzó la cifra 74.467 habitantes. Este crecimiento se originó fundamentalmente por dos motivos: los movimientos internos de población procedentes de otras comarcas limítrofes y la llegada de inmigrantes. Con la crisis económica iniciada en el año 2008, estos flujos de población se redujeron de forma drástica, lo que ha llevado a que en la última década se haya producido un fuerte descenso de población.

El municipio de Moratalla es sin duda el que presenta una dinámica más negativa. En la actualidad cuenta con una densidad de 8,2 hab/km2, por lo que en los próximos años pasará a formar parte de los municipios con riesgo severo de despoblación. Su comportamiento demográfico presenta una dinámica muy similar al observado en municipios de comarcas vecinas como Nerpio (2,8 hab/km2), Letur (3,5 hab/km2), Puebla de Don Fadrique (4,4 hab/km2), Vélez-Blanco (4,4 hab/km2) o Santiago-Pontones (4,4 hab/km2).

Variación población Región de Murcia 2020-2019

Variación población Región de Murcia 2020-2019

Frente a esta dinámica tan negativa, resulta primordial impulsar una serie de medidas por parte de las diferentes administraciones públicas. Estas actuaciones deberían ser coordinadas a través de la Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico, entre las cuales el acceso de la población rural a los servicios básicos debe ser primordial, así como el impulso de ayudas a la natalidad e incentivos fiscales como instrumento para contribuir a la fijación de la población a los enclaves rurales.

En el XX Coloquio de Geografía Rural de la Asociación Española de Geografía (Septiembre 2020, Valladolid), un grupo de investigadores de Caravaca presentó la comunicación “Dinámicas demográficas en el nodo interprovincial del sureste de la península ibérica: iniciativas y propuestas de actuación”. En dicha comunicación se realiza una evaluación del comportamiento demográfico de las comarcas Sierra de Segura, Los Vélez, Huéscar, Sierra del Segura y Noroeste. Los autores consideran que es primordial que las actuaciones se lleven a cabo de forma conjunta y coordinada entre los municipios implicados. Entre dichas propuestas destacan: mejora de las comunicaciones por carretera con la construcción por ejemplo de la autovía Jumilla-Cullar; realización de un plan turístico intercomarcal que ponga en valor los innumerables recursos turísticos (parques naturales, arte rupestre, yacimientos arqueológicos, fuentes y manantiales, fiestas, etc.); la creación de sedes universitarias en las cabeceras comarcales; o la potenciación de los caminos de peregrinación hacía Caravaca de la Cruz como el camino de San Juan  de la Cruz, camino de Los Vélez y Camino de la Vera Cruz, tres caminos que conectan comarcas que experimentan un fuerte proceso de despoblación.