El Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz renueva y amplía la red de suministro de agua potable en el barrio de las calles Simancas y Cervantes. La obra, que tiene como objetivo mejorar las condiciones de presión y caudal que llega a las viviendas, cuenta con un presupuesto de 120.000 euros, cantidad financiada a través de la empresa concesionaria del servicio del agua potable, Aqualia.

“Esta actuación supondrá una mejora considerable en la calidad del servicio municipal de agua, que será directamente percibida por todos los vecinos, ya que las tuberías se encontraban bastante deterioradas por el paso del tiempo y obstruidas por la cal, lo que ocasionaba molestias a los residentes por la progresiva pérdida de presión”, según ha indicado el concejal de Desarrollo Urbano, Salvador Gómez.

El proyecto consiste en la realización de 80 nuevas acometidas a los bajos comerciales y edificios de la zona; la instalación de hidrantes de incendios para mejorar las condiciones de seguridad y la renovación integral de la red de abastecimiento con nuevas tuberías y alcantarillado.

Las obras afectan a las calles Simancas, Cervantes, Calasparra, Moratalla y Santa María de la Cabeza del casco urbano, si bien la mejora del servicio será percibida en todas las calles anexas a la plaza de los Templarios. La siguiente fase de renovación de redes de abastecimiento de agua potable tendrá lugar en la pedanía de Singla y en las calles Juan Carlos I y Miguel de Unamuno.

El responsable de servicio de Aqualia, Mario González, ha añadido que “está prevista la instalación de nuevas válvulas, ventosas, desagües y elementos de control de consumo con el fin de mejorar la gestión y el ahorro del agua y que, además, las obras se complementan con una nueva capa de firme en las calles Moratalla y Calasparra en sustitución del existente”.