VECINOS POR BULLAS

Este 24 de mayo cumplimos dos años en el Ayuntamiento de Bullas, lo que vendría a ser el ecuador de esta aventura que ha supuesto para nosotros Vecinos por Bullas. Cuando echamos la vista atrás, se nos agolpan las ideas en la cabeza de lo que ha pasado este tiempo, y también las emociones, que son tan difíciles de explicar. Por eso nos propusimos al menos tratar de resumir nuestra experiencia en una frase para intentar transmitir algo de todo eso a los demás y, por qué no, como una pequeña celebración de que estamos aquí, y estamos vivos.


Estas son algunas de las frases que hemos elegido:
“Estos dos años me han supuesto un aprendizaje intenso a muchos niveles, una comprensión más completa de lo que me rodea, un gran compromiso y la satisfacción de estas tres cosas. A cambio he sacrificado bastantes cafés y partidos de voley con mis amigos. A veces no compensa, pero en general se siente, como he dicho, satisfacción”
“Pasar de la indignación, a la acción y el compromiso”
“Estamos a mitad de legislatura y, a pesar del trabajo y sacrificio que supone la actividad en el Ayuntamiento, se ve recompensada por haber representado en la medida de nuestras posibilidades a todas esas personas que confiaron en este proyecto”
“Me siento encantado de participar en este grupo político, hasta ahora no había descubierto esta forma de hacer política, quizás había soñado con ello alguna vez, y reconozco que me ha enseñado mucho y que mucha más gente debería tener acceso, es muy gratificante y supone una forma de desarrollarse personalmente”
“Lo peor de estos dos años ha sido sentir que no represento a más nadie que a mí misma (por lo que entiendo que este sistema es un fiasco), lo mejor luchar por encontrar espacios comunes más allá de cada uno”
“La política local de Bullas, en su fiel intento de parecerse a la política nacional impide, a través del ruido de las fiestas, que el pueblo se preocupe por lo que le importa. En la incansable necesidad del gobierno del ayuntamiento de Bullas de mostrar que solucionan problemas, hacen de cada solución un nuevo problema”
“En estos dos años son muchas las áreas en las que hemos trabajado, pero sobre todo creo que hemos trabajado para conseguir mayor rigor y transparencia en el Ayuntamiento”
“Estoy acostumbrado a la dureza del mundo empresarial y a lo inhumano que es a veces. Siento que, de algún modo, participar en esto me ha devuelto un poco la confianza en el ser humano”
“Dimos este paso de Vecinos por Bullas pensando que las cosas había que empezar a hacerlas de una forma distinta “en política”. Mi gran sorpresa estos dos años ha sido darme cuenta de que hay cambiarlas mucho más de lo que sospechaba”
“Está claro que todo lo que hacemos es imperfecto, pero algo hay que hacer para mejorar el mundo, porque, como dice un proverbio: el mundo no lo hemos heredado de nuestros padres, sino que lo tomamos prestado de nuestros hijos”