María Dolores Salcedo Santillana y Carmen García Camacho, en nombre de “Cehegín por el Cambio”

Tuvimos ocasión, el pasado 14 de julio, de asistir a un emotivo acto, llevado a cabo en Caravaca, en el cual se homenajeó a los cuatro caravaqueños deportados a campos de concentración nazi. El acto, se llevó a cabo en la Casa de la Cultura, Emilio Sáez, y asistieron un muy importante número de personas, entre particulares, grupos políticos, y, muy especialmente, familiares de estas cuatro personas, sobre todo de Juan Aznar, que naciese el 5 de julio de 1918, en Barranda, y que aún vive en París. La emotividad del acto, alcanzó su grado máximo cuando Juan, vía Skype, conectó con todos los presentes en la sala, momento que fue asistido por dos de sus nietas, y en el que el Alcalde de Caravaca mantuvo una agradable charla con él, y que a todos los presentes nos hizo sentir una profunda emoción. A renglón seguido, salimos al jardín del Doctor Miguel Robles, justo enfrente de la Casa de la Cultura, donde, en uno de sus parterres, se colocó una placa conmemorativa del acto, y que servirá para recordarlos como merecen zanjando la deuda histórica que su pueblo, sus conciudadanos, tenían con ellos.

Bajo la emoción del acto vivido, como antes de que asistiésemos al mismo, y, por supuesto, ahora, con mucha más intensidad, nuestro convencimiento humano de que un acto similar merecen las 12 personas, de origen ceheginero, que igualmente sufrieron la reclusión y la tortura en estos campos nazis, nos lleva a manifestar, desde este espacio de opinión, nuestra certeza, animando a nuestro gobierno municipal, y al pleno de nuestro Ayuntamiento, para que aquella resolución, de 15 de abril de 2016, en la que se aprobó dicho reconocimiento, tenga su plasmación, tal como merecen estas personas y sus familias, así como la memoria de todos quienes sufrieron y/o murieron por nuestra libertad.