Coordinadora Anti Represión Región de Murcia

Hoy 27 de enero es el “Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto” y desde la Coordinadora Anti Represión Región de Murcia pensamos que la mejor manera de conmemorar a aquellas víctimas es volver a denunciar la pasividad gubernamental ante el auge de grupos neonazis cuya ideología, el nazismo, es la misma que originó el Holocausto.

Recordamos que el nazismo se caracterizó por una supresión total de las libertades, persiguiendo y eliminando físicamente cualquier tipo de oposición. Se entendía la etnia aria o indoeuropea como superior al resto y se consideró urgente exterminar toda la sangre que no fuera aria, especialmente la judía. La homosexualidad y cualquier tipo de diversidad, sexual, cultural, ideológica, etc…también fue duramente exterminada.


Resulta inaceptable que la apología del nazismo siga sin ser delito en nuestro país, de la misma forma que resulta inaceptable imponer unas políticas de austeridad que tengan a una buena parte de la población sometida a la precariedad y la exclusión social. Vinculamos nazismo y austeridad porque fue precisamente la situación de crisis económica el vehículo usado por el
nazismo para desarrollar su ideología. Las exorbitadas indemnizaciones impuestas a Alemania tras la I Guerra Mundial coincidieron además con La Gran Depresión de 1929, quedando la economía por los suelos y la población en situación de exclusión.
Llevamos demasiado tiempo viviendo a golpe de despidos y desahucios, de pérdida de derechos sociales y laborales y de aumento alarmante de las desigualdades. Esta situación es provechada por grupos neonazis para culpabilizar a parte de la propia población excluida y para sembrar el discurso del odio a lo diferente en el más amplio sentido de la palabra.
Desde la Coordinadora Anti Represión Región de Murcia venimos alertando del aumento de grupos neonazis en nuestra Región y más de medio centenar de organizaciones firmamos el manifiesto “El auge neonazi en Murcia: pararlo es cosa de todas y todos” con el objetivo de visibilizar la alarmante situación. A decir verdad el “otro lado” se tuvo que llenar de miradas
porque ni las instituciones públicas tomaron medidas, ni los equipos directivos de los dos Institutos de Secundaria que visitamos, para alertarles que en sus centros estaban reclutando adolescentes para nutrir bandas neonazis nos hicieron mucho caso. Por cierto y por si quieren tomar nota, el tema escogido este año para conmemorar a las víctimas del holocausto es
“Recordar el Holocausto: educar para un futuro mejor”.
Educar para un futuro mejor no solo es introducir en los centros educativos esta memoria, es actuar en toda la sociedad. Es actuar para eliminar las desigualdades, económicas, de etnias, de género…causa de una violencia estructural y legitimadas por un marco cultural y legislativo que las afianza. Una violencia que se materializa de diferentes formas, como las innumerables
amenazas, persecuciones y palizas que han de soportar diferentes colectivos de izquierda por parte de grupos neonazis. Agresiones que vienen de largo y acompañadas de una inacción gubernamental. Así las cosas, resulta complicado no entender el episodio de violencia ocurrido el pasado fin de semana en Murcia, ya que muestra la situación desesperada en la que se
encuentran muchas y muchos jóvenes de nuestra ciudad.
Reflexionemos qué presente tenemos, qué parte de responsabilidad tenemos tanto la gente de a pie, como los colectivos sociales, las instituciones, los medios de comunicación y es momento de exigir a quienes tienen el poder que pongan todos los medios de que disponen para frenar esta intolerante situación.